pH del suelo, el gran infravalorado

¿Por qué es importante conocer el pH del suelo?

 

El pH del suelo nos mide la cantidad de H+ (iones de hidrógeno) que hay presentes en el suelo. Esto nos indica la acidez del suelo en ese momento (acidez actual). La acidez respecto el complejo de cambio (conjunto de partículas que adsorben los iones) se denomina “acidez potencial”.

 

La acidez total de un suelo se define como la suma de la acidez actual y la potencial, pero, ¿qué implica esto?

En la actualidad se utiliza como unidad de medida de pH una variable cuantitativa que va de 0 a 14, siendo 0 extremadamente ácido y 14 extremadamente básico, pero en el argot agrícola podemos encontrar:

 

  • Suelos ácidos: Suelos cuyo pH es inferior a 6,5.

  • Suelos neutros: Suelos con un pH entre 6,6 y 7,5.

  • Suelos básico: Suelos con un pH superior a 7,5.

 

 

Suelos ácidos

 

Un suelo que presenta acidez, presenta problemas de asimilación de nutrientes como el calcio, el magnesio y el potasio. Esto implica que los microbiota del suelo se vea reducida y provoque una disminución de los fosfatos disponibles en el suelo. Las ventajas de un suelo ligeramente ácido es que los micronutrientes (por regla general todos salvo el molibdeno) están disponibles sin problemas.

 

Suelos básicos

 

Presenta un alto contenido en bases como el calcio, pero un alto contenido de este deriva en el bloqueo de la absorción del fósforo, esto provoca directamente que las plantas no puedan tener un correcto desarrollo radicular y no crezcan o no lo hagan correctamente, a su vez, provoca deficiencias en micronutrientes por la imposibilidad de adsorberlos.

 

Suelos neutros, ¿un objeto de deseo?

 

Se puede considerar un pH perfecto aquel que se sitúa entre 6,6 y 7,5; esto tampoco es una ley ya que hay cultivos que toleran mejor un pH que se encuentra entre 6,2 y 6,5 pero no es norma general. Los suelos con una ligera acidez son ideales para cultivos de patata, centenos y pratensen, sin embargo, algunos con como el pimiento, la remolacha o la alfalfa los prefieren ligeramente básicos.

 

¿Es posible realizar una modificación de estos valores? Sí, lo es, pero esto lo dejaremos para la siguiente entrada donde hablaremos del encalado.

 

Asimilación de nutrientes 

 

La asimilación de nutrientes depende del pH en gran medida, es decir, dependiendo del pH que tiene el suelo puedes encontrar facilidad para adsorber algunos nutrientes o se pueden bloquear otros que dan lugar a deficiencias. Esto, provoca muchas veces que nos empeñemos en agregar nutrientes pensando que no hay, cuando lo que sucede, es que hay suficientes en el suelo pero se encuentran en un estado no asimilable por las plantas. 

 

En la siguiente imagen podemos ver la asimilación de algunos de los nutrientes. 

 

 

 

¿Por qué varía el pH de un cultivo?

 

El pH de un cultivo varía por el propio cultivo, estos extraen del suelo el calcio y el magnesio, siendo ocupado estos “huecos” por el H+ derivando en la acidificación del suelo.

 

 

¿Tenéis alguna duda? ¿Queréis más información? No dudéis en preguntarnos y os contestaremos encanados. No olvides darle a me gusta a la página para estar al tanto de la información que colgaremos semanalmente para que podáis ahorrar dinero gracias a la eficiencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags