Historia del cultivo del tabaco en España


El cultivo del tabaco

El tabaco forma parte de la historia de España desde los primeros acompañantes de Colón. En el intento de llegar a las indias por una nueva vía marítima que rompía los esquemas de la época donde se creía que “la tierra era plana” llevó a la confirmación de dos ideales, la tierra era plana y el tamaño era mucho mayor de lo esperado.

El descubrimiento de la nueva tierra sin que se supiese derivó en el conocimiento de nuevos alimentos, plantas medicinales y especia.

Los descubridores pudieron ver como los pueblos indígenas preparaban unas hojas finas, con una planta de forma grácil y gran superficie, estos marineros pudieron observar como los indígenas las liaban para formar un “rollo” a lo que los indígenas llamaban “Tabaco”. Ante la falta de entendimiento entre los indígenas y los descubridores del nuevo mundo dieron a la planta el nombre con el que los indígenas se referían la disposición de las hojas en forma de puro “Tabaco”.

En la imagen inferior podemos ver una representación de como era liado el tabaco por los indígenas americanos.


Su llegada al viejo mundo partió desde la época en la que se hizo el primer viaje de vuelta desde “las indias” portando entre varios de los nuevos productos el tabaco, este fue mostrado a los reyes católicos pero estos no encontraron nada de admirable al hecho de aspirar humo. Estos hechos dieron lugar a que la implantación del tabaco en la sociedad Española y del resto de Europa tuviese un periodo de varios siglos hasta su apogeo.

En sus primeros momentos la planta fue cultivada por su belleza en jardines y por propiedades medicinales de las que hablaban por lo que eran cultivadas en huertos de humildes labradores que intentaban sanar con ellas sus dolencias.

Durante años el consumo de tabaco fue visto como costumbre de “bebedores, personas de mala vida y marineros” hasta que en el siglo XVII y por diferentes propiedades medicinales que se le seguían aplicando no entró en los altos estamentos de la sociedad.


Legislación desde el principio de su existencia

Este siglo dio paso a una deficiencia en el mercado de hojas provenientes del nuevo mundo por la alta demanda y la inseguridad de los suministros recibidos en barco de las Américas. El estado observó que el mercado del tabaco no debía dejarse escapar y por ello se prohibió el cultivo clandestino y se le aplicaban fuertes multas a los infractores. En el año 1701 se indica que la Real Hacienda pública sea la que se encargue de administrar la renta de tabacos y el control del mercado, hasta ese momento estaba en manos de mercaderes que se encargaban de controlar el mercado para la haciendo pública, pero, por motivos de inseguridad, se abolió ante el descontrol de recaudación de los impuestos .

La política influía de una forma tan notoria en el mercado de tabaco, que en la constitución de 182, las cortes de Cádiz proclamó la libertad de cultivo, elaboración y venta de tabaco pero esto fue abolido posteriormente por Fernando VII, se conocen de esta época la existencias de unos ensayos de su cultivo en Sanlúcar, en el año 1827 se restablece la venta de tabaco a través de Estancos de tabaco y se conceden autorizaciones para realizar ensayos en las provincias insulares como son Puerto Rico, Islas canarias y Baleares.

Desde el año 1827 se realizó también el intento de destruir el contrabando del tabaco y por ello se descubrió que los mejores terrenos para su cultivo en España eran “ La vera de Plasencia, las zonas de cultivo comprendidas entre Mérida y Badajoz, las riberas del Guadalquivir desde Córdoba hacia la zona inferior de Andalucía, la Serranía de Ronda, la hoya de Málaga y algunas zonas de Murcia”. La consecuencia de esta identificación y el temor a perder el control del cultivo en las provincias peninsulares se concedieron las primeras autorizaciones para realizar ensayos de cultivo de tabaco en la península.

Aunque el verdadero inicio del cultivo de tabaco en España se cita el 22 de Abril de 1887 con la “Ley de arriendo del Monopolio” no es hasta el 2 de Marzo de 1917 cuando tras 30 años no se genera un modelo de producción segura para las familias de labradores.

Previamente, se tenían noticias de su cultivo en zonas tan dispares como era el cultivo desde Vizcaya a Valladolid pasando por Madrid y Valencia, no es hasta la fecha de 1920 cuando se genera la auténtica tecnificación de su producción y las primeras prácticas de cultivo que buscaban mejorar los índices de producción, todo esto gracias al trabajo de ingenieros agrónomos como Horacio Torres de la Serna .

En Diciembre del año 1919 se señaló un periodo de tres años para el ensayo del cultivo del tabaco y declarar el carácter definitivo del cultivo, esto pasó hasta el año 1925, posteriormente hasta el año 1935 y finalmente el proyecto no logró ser aprobado donde se tenía establecida una superficie de cultivo de 1.000 hectáreas repartido entre 16 cultivadores con un volumen de 12 millones de plantas.

Aunque no se aprobó oficialmente el proyecto, si que hubo un aumento en las producciones, por lo tanto, nos encontrábamos ante un producto no oficial pero si regulado, llegando al caso de aumentar en 1924 las concesiones a 24 millones de plantas y donde por primera vez se pagaban los fragmentos de tabaco (venzas). Los precios estipulados en esta época era de 2,5 pesetas por el de primera clase, 2 pesetas por el de segunda clase, 1,5 pesetas tercera clase y a una peseta el de cuarta clase junto con 0,8 pesetas por las venzas.

El cultivo del tabaco formó parte de la guerra civil, a pesar de no ser un alimento y de ocupar tierras fértiles para su cultivo, el tabaco persistió ya que se prorrogó su cultivo en forma de ensayos, es curioso, pero en esa época de plena guerra civil se llegaron a tener 4.521 hectáreas de cultivo y 9.217 agricultores aumentando su superficie de cultivo año a año.

Con el fin de la guerra Civil el cultivo de tabaco siguió aumentando llegando a las 10.000 hectáreas de cultivo y 15.000 agricultores titulares de tabaco regulado a nivel nacional.

Fundación de Tabacalera S.A

La última etapa en la que el cultivo del tabaco adquiere el carácter de definitivo por una ley promulgada el 18 de Marzo de 1944. Esto llevó a la sustitución de la antigua “Compañía arrendataria de Tabacos” por “Tabacalera S.A” y pasando de depender del Ministerio de hacienda al Ministerio de Agricultura incluyendo el servicio dentro de la dirección General.

La compañía Tabacalera se encargó por primera vez de indicar los tipos de cultivo de tabaco producidos en España, siendo estos:

  • Tabacos oscuros curados al aire, tipo A.

  • Tabacos claros Burley curados al aire, tipo B.

  • Tabacos amarillos experimentales curados por calor artificial, Tipo D.

Para los tabacos tipo A se autoriza una superficie de cultivo de 12.000 hectáreas, para el tipo B de 2.500 hectáreas y para el tipo D un máximo de 40 hectáreas permitido solo en las provincias de Cáceres y Granada.


Desde esta época hasta el presente podemos observar que el cultivo de tabaco ha variado increíblemente, este cultivo fue capaz de llevar prosperidad y desarrollo a zonas de cultivo agrícola cuya economía estaba lastrada a labores enorme esfuerzo y poco rendimiento económico a regiones de generación de riquezas y generación de vidas en el entorno rural.

En la actualidad el cultivo del tabaco se concentra en la región que menos hectáreas contó para su ensayo en un principio, Cáceres, donde se concentra el 95,38% de la producción nacional seguido de forma testimonial por otras provincias como Andalucía, Castilla y León, Castilla la Mancha, País Vasco y Navarra.

La superficie cultivada en Extremadura en el año 2016 ha sido de 8.750 hectáreas con una producción establecida de 29,5 millones de kilos con un rendimiento medio a la hectárea de 3470 kilogramos de tabaco en Seco.

Los rendimientos del cultivo del tabaco han mejorado a lo largo de los años gracias a la incorporación de las tecnologías de riego, mejoras en las variedades de tabaco debido a la selección y mejora genética.

En la actualidad, el tabaco, está sufriendo una grave crisis no solo debida a que se ha comprobado efectos nocivos sobre la salud, sino también, a que la rentabilidad de su cultivo está bajando enormemente ahogando a comarcas cuya economía gira a la producción de esta planta como son “La vera y el Campo Arañuelo” en el norte de Cáceres.

El cultivo del tabaco es un cultivo exigente, no solo por el clima y la calidad del agua que necesita, sino también en los cuidados del cultivo a lo largo de todo su ciclo de cultivo lo que lo convierten en un cultivo de alta inversión inicial en materiales y el empleo de todo tipo de tecnologías. En la siguiente entrada del blog vamos a realizar una indicaciones técnicas sobre su cultivo y la forma de ahorrar grandes cantidades de dinero teniendo en cuenta características como son el estado de los suelos, tipo de agua y necesidades propias del cultivo.

Te invitamos a que veas nuestra tienda online

En nuestra tienda online podrás adquirir nuestros servicios de análisis de suelos que incluyen la recogida de la muestra mediante nuestra empresa de logística, esto ya viene incluido en el precio de compra. Recuerda que un análisis de suelos es barato porque permite ahorrar desde el primer momento, nuestros clientes en Cáceres, Salamanca, Zamora, Badajoz y Ávila ya están disfrutando de nuestros análisis. ¿A qué esperas para analizar tus suelos?

En esta entrada podrás aprender a ahorrar en el cultivo del tabaco si sientes la frustración de ver como tu esfuerzo no tiene la recompensa necesaria: Tabaco, el ahorro en su producción.

En este vídeo de Talayuela TV podemos observar una plantación de cultivo de tabaco.


Bibliografía empleada para la creación del artículo:

Orígenes, expansión , producción y mercado del tabaco en España: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/53155.pdf

Estudio de sobre el secado del tabaco desde la arquitectura:

http://oa.upm.es/38794/1/TAMAR_AWAD_PARADA_01.pdf

#tabaco #cultivodetabaco #historia #historiadelcultivodeltabaco

Categorías
Entradas destacadas
Entradas recientes
NEWSLETTER
Buscar por tags
Síguenos
  • Fertibox Facebook
  • Fertibox Instagram
  • Fertibox Twitter

© 2020- Agrosmart Solutions LAB- Fertibox                                                                                                                                                         info@agrosmartsolutions.com

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon