El equilibrio de suelos y la fertilización

September 14, 2020

 

 

Equilibrar los suelos es un parte fundamental en la gestión de cualquier explotación agrícola y que muchas veces no se tiene en cuenta, desde Fertibox siempre trabajamos en generar un conocimiento en del suelo tal y como podéis ver en todas nuestras entradas de blog o canal de youtube.

 

En esta entrada de hoy queremos partir del ejemplo de la interpretación y recomendación de un análisis de suelo, este análisis que vemos es un análisis real, hecho en la propia explotación de uno de los integrantes de nuestro equipo, en este caso siempre tenemos que tener en cuenta que cualquier análisis de suelo de los que realizamos como mínimo tendrá la información aquí citada, este mismo análisis lo puedes comprar haciendo click….¡Aquí!

 

 

Nuestros análisis cuentan con un mínimo de dos páginas y con toda la información segmentada, en este caso, vamos  a explicar todo lo que podemos ver y qué nos indica.

 

 

 

 

 

En esta primera página nos encontramos con la siguiente información:

 

  • Fertilidad física de los suelos

  • Valoración del pH

  • Fertilidad

  • Macronutrientes

  • Macronutrientes secundarios

  • Sodio, índice RAS y PSI

  • Unidades Fertilizantes Disponibles

  • Cationes del complejo de cambio

  • Características hidráulicas del suelo

  • Estudio de carbono y materia orgánica

  • Salinidad del suelo

 

 

Fertilidad física de los suelos

 

En la fertilidad física de los suelos nos encontramos con valores tan interesantes como son el porcentaje de Limos, arcillas y Arenas junto con la densidad del suelo y el peso “de la hectárea de ese horizonte analizado”. Conocer la clasificación textural del suelo y la distribución de partículas es muy interesante para tomar decisiones varias, desde la selección del tipo de rueda de la maquinaria, al tipo de maquinaria a emplear para realizar las labores o la decisión de la selección del tipo de gotero que vamos a emplear en nuestros frutales o los litros de la cinta de riego, este parámetros nos permite optimizar y decidir en condiciones óptimas, porque ¿Sabías que si tu cinta de riego o los goteros forman charcos cuando riegas es porque probablemente no estés empleando el caudal óptimo de riego? ¿ o que si no ves agua durante el riego y solo está húmeda de forma muy localizada alrededor del emisor de agua puede ser que tengas infradimensionado el sistema de riego?

 

Con este primer punto sabremos identificar estos problemas junto con la cantidad de “suelo” en el horizonte analizado y posteriormente calcular las unidades fertilizantes disponibles por hectárea.

 

En la analítica del ejemplo podemos ver que nos encontramos con un suelo  cuya clasificación es de “Arena” porque presenta más de un 90% de arenas en su estructura, y una densidad de 1,28 gramos por centímetro cúbico, lo cual son valores típicos de suelos con arenas finas. Vemos que es un suelo de zona de vega porque presenta un contenido de limo superior al de arcillas en este caso en concreto.

 

 

 

 

 

Valoración del pH

 

La valoración del delta pH es un valor orientativo (no es preciso al 100%) que nos puede indicar la capacidad que puede tener en suelo de retener más nutrientes en su estructura, se hace midiendo el pH en Agua destilada y en cloruro potásico, si es un suelo “normal”, al que no se le ha añadido ningún elemento químico siempre será superior el valor de pH en agua destilada que en cloruro potásico, el motivo es porque con el cloruro de potasio estamos provocando la liberación de los protones hidrógeno lo cual acidifica el medio, se puede decir que el pH en agua destilada nos indicará el comportamiento químico de los nutrientes en el suelo y el pH en cloruro potásico nos indicará el comportamiento de los nutrientes alrededor del sistema radicular. La diferenciación de la medida entre ambos pHs da lugar al término “delta pH” y como indicábamos, es una medida que nos puede indicar la saturación que presenta de cationes un suelo o si puede “aguantar” más nutrientes.

 

 

 

 

Fertilidad

 

La fertilidad del suelo propiamente dicha la solemos tener en cuenta para indicar “si un suelo es productivo o no”, en este caso la fertilidad de los suelos lo identificamos mediante la valoración del pH, la electroconductividad y el contenido de materia orgánica y carbono orgánico.

 

El valor de pH que se tiene en cuenta aquí es el pH en agua destilada, es así porque es la medida que normalmente se tiene en cuenta y nos ayuda a identificar la dinámica de los nutrientes en el suelo o la generación de posibles bloqueos, es importante saber que un suelo tendrá bloqueos de nutrientes con pH inferior a 6,3. Si nos  encontramos con un pH de 5,3 tendremos bloqueo de fósforo y toxicidad por aluminio, o si tenemos un pH por encima de 7,6-7,8 nos encontraremos con grandes bloqueos del fósforo por acción del calcio.

 

La electroconductividad es un valor con el que hay que ser crítico, la electroconductividad con un valor alto o bajo no nos indica si un suelo es “bueno o malo” o “muy fértil o poco fértil” siempre se cree que si la electroconductividad es alta es malo y si es baja es bueno, la electroconductividad está relacionado con las sales y esto puede ser desde que tengamos un suelo muy fértil y rico en nutrientes, o un suelo con contenidos de sodio muy altos, por este motivo hay que ser crítico. Es muy importante tener en cuenta que el parámetro que tenemos ahí de rango es un valor con el que hay que ser crítico, en mi caso personal, no me preocupa la electroconductividad alta a no ser que tengamos mas de 250 ppm de sodio y un valor superior a los 680 microsiemens por centímetro.

 

Por último nos encontramos con el valor de la materia orgánica y el carbono orgánico, la materia orgánica es una parte fundamental de nuestro suelo, su aumento nos genera ahorro en costes y unas mejores producciones, evita el afloramiento de hongos fitopatógenos y estimula la presencia de macrofauna y microfauna auxiliar junto con la presencia de hongos beneficiosos, en nuestro caso recomendamos tener siempre un índice superior al  3% de materia orgánica, el carbono orgánico es una medición que se realiza con el análisis de materia orgánica y nos indica el porcentaje de carbono que tiene nuestro suelo, cuanto más, mejor (normalmente).

 

 

 

Macronutrientes

 

Entendemos por macronutrientes, los macronutrientes primario, el triángulo del famoso “NPK”, desde Fertibox trabajamos en comprender la dinámica nutricional de los suelos y por ello hacemos algunas cosas “diferentes”

 

En primer lugar no analizamos el nitrógeno total, nos interesa saber el nitrógeno existente en el suelo y como está disponible para el cultivo, por este motivo lo que analizamos es el nitrógeno en esta tres formas:

 

  • Nitrato

  • Amoniacal

  • Orgánico

 

El nitrato es el nitrógeno que se nos lava fácilmente y que perderemos rápidamente ya que no se queda fijado en el complejo de cambio del suelo*, el nitrógeno en forma amoniacal lo tenemos disponible para la planta en su zona de absorción radicular y este se puede transformar en nitrato o, si tenemos un mal manejo del suelo, volatilizarse e incurrir en pérdidas (por esto es muy importante tener en buen contenido de materia orgánica en el suelo) y por último, el nitrógeno orgánico, este nitrógeno estará disponible en un periodo de hasta 6 meses para nuestro cultivo ya que tienen que darse procesos de síntesis y degradación por parte de las bacterias para que sea asimilable por las plantas.

 

La medición del fósforo resulta compleja, hay bastantes formas de analizarlo según el tipo de pH del suelo y con rangos diferentes de interpretación, es un valor que puede dar muy alto o muy bajo si no se realiza la técnica correcta, nosotros, para evitar errores, decidimos emplear una técnica de extracción multiparamétrica a nivel de pH con lo cual evitamos este problemas, es un proceso más tedioso y económicamente con mayor coste, pero tenemos la seguridad de estar extrayendo el fósforo correctamente  sin derivar en posibles errores de gestión de la fertilización. 

 

El potasio es un elemento esencial cuando queremos estimular el engorde del fruto, tenemos que tenerlo en buenas concentraciones en el suelo y no podemos incurrir en su déficit, pero por este mismo motivo tenemos que tener el suelo muy equilibrado con el conjunto de nutrientes para que la valoración sea la correcta.

 

 

 

 

Macronutrientes secundarios

 

Los macronutrientes secundarios con aquellos nutrientes que la planta también precisa en grandes cantidades pero no extrae en concentraciones tan altas como los anteriores, dentro de estos macronutrientes tenemos:

 

  • Calcio

  • Magnesio

  • Sulfato

 

El calcio siempre es un de los nutrientes que nos encontramos en mayor cantidad en el suelo, siendo valores normales su presencia entorno a un 60-80% de los cationes en el complejo de cambio, el magnesio suele incurrir en déficit en muchos suelos de regadío porque se lava más fácilmente que el calcio y su desequilibrio provoca déficits que son muy fáciles de evitar con fertilizantes muy económicos. Por último, el sulfato, es uno de los elementos más complejos de analizar, se lava fácilmente pero es reactivo con otros nutrientes, siempre se analiza en forma de sulfato ya que no se puede realizar un análisis de azufre elemental con las matrices de análisis que empleamos y para la planta es asimilable en azufre en forma de ión sulfato, no la forma elemental del azufre. Es muy interesante saber que el sulfato en la actualidad se encuentra en déficit en multitud de suelos porque no se aplican grandes cantidades de azufre como se hacía “hace años” y que mucho del sulfato que aplicamos en forma de fertilizantes se lava con sales como el “sodio”, algo positivo porque evitamos la acumulación del sodio.

 

 

 

 

 

Sodio, índice RAS y PSI

 

El sodio es una sal que, aunque bien es también un elemento esencial para los cultivos, su dosis ha de ser mínima y con la propia presencia en los suelos y/o agua no se debería ver manifestada una deficiencia. Desde Fertibox incluimos el sodio en todas nuestras analíticas, desde la más básica porque nos es impensable no indicar a nuestros clientes el posible exceso del mismo y obtener valores tan relevantes como el PSI (porcentaje de sodio intercambiable) y el RAS (relación de absorción de sodio).

 

El RAS, es una correlación entre el sodio, el calcio y el magnesio que nos indicará el riesgo de apelmazamiento del suelo, cuanto mayor contenido de sodio, peor será para la estructura, el PSI es un valor que nos establece que porcentaje de sodio es intercambiable respecto a los cationes del complejo de cambio, y por lo tanto, aclarará si necesitamos realizar un lavado de sales en el suelo o no.

 

 

 

 

Unidades Fertilizantes disponibles

 

Los datos junto con conocimiento nos dan información, esta información, y gracias a nuestras analíticas y calculadoras (gratuitas) de planes de fertilización podrás ajustar la dosis de fertilización teniendo en cuenta las unidades de fertilizante disponible, de esta forma sabrás lo que tiene tu suelo pero también hay que ser crítico con este valor ya que si un nutriente no está en un valor “medio” como mínimo, se tendrá que identificar dicho valor “como de presencia 0” ya que si seguimos extrayéndolo del suelo al final incurriremos en deficiencias y en problemas de fertilidad del suelo junto con una drástica caída del rendimiento.

 

 

 

 

 

 

Cationes del complejo de cambio

 

El análisis total de los cationes del complejo de cambio nos indica todos los cationes (calcio, magnesio, sodio, potasio…) presentes en el complejo de cambio, este valor como tal no es la Capacidad de intercambio catiónico (CIC) aunque si es parecida. Muchos laboratorios realizan la suma de estos cationes e indican que esto es realmente la capacidad de intercambio catiónico y aunque el valor sea muy parecido esto no es real y puede desorientar a los técnicos y asesores agrícolas, la capacidad de intercambio catiónico se tienen que analizar extrayendo todos los cationes del complejo de cambio y sustituyendo por sodio y amonio en varios lavados, así que tiene quedar bien descrito si es capacidad de intercambio catiónico o cationes del complejo de cambio, si te dicen que el CIC es igual a la suma de las bases no te están indicando la realidad y no sabrás ajustar correctamente una posible dosis de fertilización para saturación de bases del suelo.

 

 

 

Características hidráulicas del suelo

 

Un valor muy interesante pero que hay que saber implementar, desde fertibox recomendamos encarecidamente emplear estos valores cuando se pretende emplear sensores de medición de humedad de suelos ya sea por volumetría o por potencial matricial. Estos datos son muy interesantes para trabajar con ellos en software de diseño de cartas de riego como son el climwat y el cropwat de la FAO, software gratuíto y de fácil compresión para los profesionales del sector agrícola.

 

 

 

 

 

Estudio de carbono y materia orgánica del suelo

 

Sabremos el contenido total de materia orgánica del suelo y también el carbono fijado (incluyendo la forma de dióxido de carbono) para poder hacernos una idea rápida de la fertilidad y/o necesidades de nuestro suelo.

 

 

Riesgo de salinidad

 

Parámetro de muy sencilla interpretación nos indica si nuestro suelo presenta problemas o tienen tendencia hacia la acumulación de sales.

 

 

 

 

Interpretación de la analítica de suelos

 

Teniendo en cuenta todos los datos aquí mostrados vamos a proceder a interpretar posibles “cosas buenas o malas” de este suelo.

 

En primer lugar, y teniendo en cuenta la textura del suelo podemos ver que es un suelo que drenará bien en el horizonte superficial, es un suelo perfecto para cultivo de plantas de tubérculos/bulbo y de hortícolas con fertirrigación, hay que tener en cuenta que es un suelo que sin un buen manejo del cultivo y con medidas preventivas culturales puede tener problemas de nemátodos a futuro ya que estos se desarrollan en condiciones óptimas en este tipo de suelos con altos contenidos de nemátodos, el empleo de trichodermas como prevención para nemátodos sería ideal. 

 

Al ver los valores de pH observamos que está neutro en condiciones normales pero ácido en la medición de cloruro potásico, esto nos indica que es un suelo con déficit de nutrientes y que tienen un valor de materia orgánica muy baja, la fertilidad no es alta y hay que trabajar en el incremento de la materia orgánica que está en un nivel bajo.

 

Respecto a los macronutrientes observamos un contenido medio de nitrógeno según las tablas de recomendación, vemos que tiene mucho nitrato y es normal por el tipo de fertilización que ha tenido y que tiene en la actualidad.

 

El fósforo está en un nivel bajo, hay que subirlo pero no resulta preocupante y/o de extremo al estar con un contenido superior a 15-18 ppm, el potasio si que presenta un nivel preocupante, ha de estar por encima de 100 ppm con la mayor celeridad posible e incrementar su contenido a 150 ppm como mínino.

 

En los macronutrientes secundarios observamos niveles muy bajos de Calcio, Magnesio y de azufre disponible (sulfato); estos niveles han de ser incrementados para conseguir equilibrar el suelo.

 

El nivel de sodio parece bajo, pero teniendo en cuenta la presencia del resto de cationes podemos intuir que el RAS y el PSI aparecerán alto y así ha sido, observamos que es un suelo “ligeramente sódico” y esto explica el pH alto que presenta en agua destilada.

 

Los cationes en el complejo de cambio nos muestran un suelo de baja fertilidad y que se ha de trabajar con él.

 

 

Una vez hecha esta primera toma de contacto con la analítica de suelos, pasaremos a la interpretación de la segunda hoja, la que determinamos como “consultoría e información”

 

 

Consultoría e información de la analítica de suelos

 

 

 

En esta hoja vamos a determinar valores que nos apoyan en la toma de decisiones como son:

 

  • Relaciones catiónicas

  • Porcentajes de bases saturadas respecto CIC

  • Riesgo de lixiviación

  • Unidades fertilizantes de trabajo

  • Equivalencias de fertilizantes

  • Elementos nocivos

 

Esta hoja de interpretación os ayudará a solventar de un solo vistazo muchas horas de cálculo y también quebraderos de cabeza buscando siempre la funcionalidad y rapidez en la toma de decisiones.

 

 

 

Relaciones catiónicas

 

Las relaciones catiónicas son el equilibrio en el que se encuentran los cationes entre ellos, es muy conocido el antagonismo que se puede generar en materia de nutrientes en el suelo dependiendo de la relación existente, en este caso, indicamos las relaciones catiónicas ideales para que nos indiquen las posibles deficiencias de los siguientes macronutrientes:

 

  • Potasio

  • Calcio

  • Magnesio

 

 

 

También indicamos la presencia de potasio respecto al total del complejo de cambio.

 

 

Es una forma sencilla y rápida de poder evitar una deficiencia nutricional o saber que tipo de enmienda tenemos que aplicar en el suelo de una forma sencilla y rápida, sabiendo que  LA TRANSMUTACIÓN DE LOS ELEMENTOS NO EXISTE, cuando un elemento está en deficiencia o déficit jamás aparecerá de la nada ni unos elementos se pueden transformar en otros en condiciones normales (necesitaríamos un acelerador de partículas  como mínimo para generar esto). Prefiero indicarlo porque hay una corriente de la agricultura que indica que los elementos se pueden transmutar y esto es completamente falso y un engaño.

 

Porcentaje de bases saturadas respecto CIC

 

En este caso se tiene en cuenta la CIC estimada por la saturación de bases, en las analíticas completas viene determinado con la CIC mediante acetato de amonio y sodio. Es una buena forma de determinar si los nutrientes están un buen contenido respecto a la saturación o por el contrario hay exceso o déficit nutricional.

 

Se acompaña de los varemos para que sepamos donde podemos tener problemas.

 

 

 

Riesgo de lixiviación

 

El riesgo de lixiviación está directamente relacionado con el sodio, nos indica las posibilidades de compactación. El riesgo de lixiviación respecto al sodio viene determinado porque el sodio  ocupa los espacios del complejo de cambio y no deja que otros elementos formen parte de él, provocando su infiltración a capas inferiores, por este motivo es típico que en suelo salino-sódicos la saturación de bases con elementos como el potasio, calcio o magnesio sea superior en las zonas inferiores del suelo. Por lo tanto, esto nos indica no solo problemas de compactación, sino también la pérdida de nuestros preciados nutrientes.

 

 

 

Desviaciones respecto a parámetros

 

Las desviaciones respecto a parámetros nos ayuda a determinar la desviación respecto a un rango mínimo y máximo de media, este valor nos ayuda para saber como nos encontramos y poder hacer un cálculo exquisito de las necesidades del suelo o determinar una optimización en caso de desequilibrio.

 

Unidades fertilizantes de trabajo

 

Las unidades fertilizantes de trabajo se hace teniendo en cuenta los valores analíticos obtenidos en el análisis y los valores obtenidos en un equilibrio medio, de todos estos valores personalmente recomiendo no hacer mucho caso al nitrógeno ya que dependiendo la época del año puede oscilar muchísimo pero si que recomiendo tomar en cuenta el resto, cuando el valor sale en rojo significa que tenemos que aplicar esos nutrientes de forma restitutiva.

 

 

 

Nutrientes tales como son el fósforo,potasio, calcio y magnesio los tienes en el lateral de la izquierda donde nos indica la cantidad de materia prima que deberíamos aplicar teniendo en cuenta la formulación como fertilizante.

 

 

 

La materia orgánica viene expresada directamente en la tabla anterior en toneladas por hectárea y el sulfato, se puede tener en cuenta su aplicación junto con la necesidad de lavado (habrá que sumar ambas) ya que también te incluimos los cálculos necesarios para eliminar el exceso de sodio de los suelos.

 

 

Finalmente, como ejemplo de esta analítica, y teniendo en cuenta la adjuntada podemos obtener las siguientes conclusiones:

 

 

A nivel catiónico podemos observar que hay un bajo índice de calcio respecto magnesio y puede derivar en deficiencia de calcio, la relación del potasio está apta en todas las condiciones, podría parecer que está todo bien, pero como hemos visto anteriormente tenemos que incrementar el contenido en los suelos, lo que sucede que la proporción entre cada una de ellas es correcta.

 

Si vemos el porcentaje de bases saturadas (cationes) observaremos como el calcio está bajo, el magnesio un poco por encima de lo ideal y el sodio multiplica por 4 lo mínimo ideal.

 

En la última parte de la analítica podemos observar todos los nutrientes necesarios y sus cantidades.

 

 

 

¿Qué te ha parecido la explicación de la analítica de suelos? ¿Te atreves a hacer una analítica de suelos con nosotros? Te recordamos que hacemos análisis de suelos a nivel nacional y te recogemos las muestras en la puerta de tu casa. Así que haz click "aquí"

 

 

 

Si por el contrario, quieres contar con nuestro servicio de analíticas en tu empresa de asesoramiento agronómico o eres técnico de campo o una cooperativa puedes trabajar con nosotros directamente obteniendo descuentos por volumen.

 

Contamos también con cursos online sobre desarrollo de análisis de suelos y recomendaciones de fertilización, si quieres formar a los profesionales de tu empresa contamos con la posibilidad de ofrecer dicha formación de forma gratuita a través de Fundaes (antigua Fundación Tripartita).

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes