Cultivo de la higuera

May 4, 2020

El cultivo de la higuera (Ficus carica) es un cultivo que siempre se ha asociado a terrenos pobres, secos y poco fértiles. El  fruto  de la higeura brindaba la oportunidad de suministrar un alimento rico en nutrientes y energía para los trabajadores del campo, con el paso de las años se están descubriendo las enormes posibilidades que acompañan a nivel gastronómico a este producto, ya sea en su consumo en seco (el más extendido) o a poder disfrutar su consumo en fresco (con matices y texturas espectaculares) a la elaboración de productos procesados como mermeladas, vinagretas o productos tan exquisitos como el bombón de higo que elaboran en la comarca de la Vera en Extremadura.

 

Es muy importante tener en cuenta que se está planteando como uno de los cultivos apoyo para la economía en diferentes regiones como así ha surgido previamente con el Almendro o el Pistacho. La higuera es un frutal rodeado de misticism, ya que se considera uno de los árboles “mágicos” como las historias que cuentan que Buda encontró “la iluminación” bajo una higuera.

 

Hoy vamos a introducirnos de una forma breve a alguna de las características más genéricas de la higuera que iremos ampliando en futuras entradas de blog ya que el cultivo de la higuera está creciendo en la actualidad por demanda de los compradores tal y como se puede observar en Mexico o Estados Unidos con el cultivo de las variedades como Black Missión y  creemos que el cultivo de la higuera en España va a tener un repunte muy interesante durante los próximos años donde los primeros serán los que recojan los beneficios. 

 

 

Características botánicas de la higuera

 

La higuera es un árbol perteneciente al género Ficus (familia  de las moráceas), es un árbol caducifolio que puede llegar sin muchos problemas a los 10 metros de altura si se le deja en crecimiento libre, tiene la capacidad de cubrir grandes  áreas laterales con sus copas y se le puede dar multitud de formas según el tipo de poda seleccionada.

 

Su sistema radicular es superficial, concentrando la mayor parte de las raíces (entre el 70 y el 85%) en una profundidad que se sitúa entre los 20 y los 45 centímetros, pero con una gran capacidad de crecimiento entre las propias rocas tal y como podemos ver muchas veces creciendo higueras en los viejos muros de piedra de las iglesias.

 

Los troncos y ramas de la higuera son poco densos, quebradizos y con una corteza lisa gris, es muy importante tener en cuenta que sufren mucho ante la irradiación solar directa y esto puede provocar “roturas” de la corteza dejando a la vista la madera lignificada.

 

Las hojas de la higuera presentan un tamaño variable según la variedad y la irradiación solar recibida (a más sombra mayor desarrollo de la hoja), son hojas coriáceas palmatipartidas o palmatilobuladas aunque también depende de la edad del árbol y altura de las hojas. 

 

Finalmente, indicar sin entrar en mucha materia, que cuando hablamos del fruto de la higuera no estamos en lo cierto, ya que lo que disfrutamos gastronomicamente es un “Sícono”, que no es más que un receptáculo carnoso lleno de inflorescencias y frutos que están orientados hacia el interior y que se  denomina infrutescencia.

 

Aprovechamiento agrícola: Brevas e Higos

 

Las higueras pueden producir diferentes cosechas al año dependiendo de la variedad, algunas pueden ser uníferas y otras bíferas.

  • Bíferas: Producen brevas e higos, las brevas sobre yemas del año anterior y los higos sobre yemas del año.

  • Uníferas: Solo producen higos y lo hacen sobre las yemas del año.

Es muy importante tener en cuenta estos datos ya que la selección y metodología de poda varía según el tipo de fruto que deseemos obtener. Si se desea estimular la producción de brevas se tiene que trabajar con podas suaves buscando mantener yemas para el año siguiente, si, por otro lado, queremos producir higos, se tienen que retirar grandes cantidades de madera para estimular la brotación de ramas nuevas que traigan consigo la formación de nuevas yemas fructíferas hasta la abscisión de las hojas, cuyas yemas florales producirán las brevas del próximo año.

 

Tipos de higueras

 

Las higueras que nos podemos encontrar son:

  • Higueras domésticas: Son variedades que no requieren de polinización ya que presentan falsa partenocarpia y pueden ser uníferas o bíferas. Algunas de las variedades que presentan estas características son la cuello de dama, calabacita o Black misión

  • Higueras tipo San pedro: Son aquellas que no necesitan de polinización en la producción de brevas y si necesitan de polinización para la producción de higos. Variedades de este tipo son Lampaga o Nazaret

  • Higueras tipo Esmirna: Son variedades uníferas que solo producen higos y requieren de polinización obligatoria. Un ejemplo de esta variedad es la “Lampaga”

  • Cabrahigueras: Son un tipo de higuera que produce flor masculina y que se puede emplear por tanto para fecundar los higos de las higueras tipo San Pedro y Esmirna.

 Ejemplo de higuera: “cuello de Dama blanco”

No es necesario que se dé el proceso de “caprificación”

para poder disfrutar de los higos.

 

Localización tradicional del cultivo del higo

 

El cultivo de la higuera siempre se ha situado en terrenos secos, con bajas precipitaciones y sin tener en cuenta mucho una producción industrial de los procesos hasta hace pocos años. En España podíamos encontrar zonas productoras como el campo de Albatera (Alicante), la población de Cebolla (Toledo) o los higos de Almoharín, Salvaleón y Barcarrota y de la Comarca de la Vera en la provincia de Cáceres.

 

En la siguiente gráfica se puede observar que Extremadura concentraba en el año 2014 el 31% del cultivo a nivel nacional.

 

Tecnificación del cultivo de la higuera

 

Hemos planteado siempre que el higo tenía que cultivarse en régimen extensivo, con grandes árboles en secano y con márgenes aceptables, pero no interesantes, por este motivo en la actualidad se está llevando un giro en el modo de cultivo de la higuera, sobre todo para su consumo en fresco.

 

La producción de higo seco no tiene mucho misterio, se tiene que trabajar en producir higos para posteriormente cosecharlo una vez este ha sido parcialmente deshidratado, los rendimientos en secano de fruto seco se estimaban en unas condiciones óptimas de 4.000 a 5.000 kilos por hectárea.

 

Realmente se barajan producciones de breva que pueden oscilar entre los 3.000 y 12.000 kilos en producción de brevas y entre 5.000 y 20.000 kilos para la producción de higo en fresco, aunque estos datos difieren mucho de unas regiones a otras, por ejemplo, en invernadero y con marcos súper intensivos se están cogiendo entre 40.000 y 80.000 kilos por hectáreas con plantas de higuera adaptada a la producción en sistema de fertirriego que se asemejan a cultivos hidropónicos.

 

En la actualidad tenemos que orientar los sistemas a producciones de regadío (si es posible) con alta densidad de plantación que permiten una cosecha manual rápida ya que la cosecha del higo resulta tediosa según fases de maduración y que permita un trabajo rápido por parte de los operarios, de nada nos sirven árboles con copas por encima de 1,7 metros del suelo que dificultan enormemente la recolección  y es uno de los trabajos que estamos intentando desarrollar desde Fertibox, ensayos de producción de higuera en marco súper intensivo con aplicación de fertirrigación.

Imagen obtenida de cultivos de higuera hidropónicos con un año de crecimiento

 

 

Suelos para el cultivo de la higuera

 

Siempre se habla de que es un cultivo muy rústico entorno a suelo y tolerante a EC y pH, desde Fertibox discrepamos completamente con esta tendencia que se rememora a los libros de cultivo de hace más de 30 años, hoy en día tenemos que ir a un modelo productivo agrícola rentable y sostenible, y por este motivo, tener suelos con un pH inferior a 5,5 no es rentable ni sostenible.

 

El pH ideal para el cultivo tiene que situarse entre 6,5 y 7,5 junto con una Electroncoductividad de la solución del suelo menor a 3,8 dS/m; una electroconductividad superior nos puede provocar pérdidas de productividad superiores al 25%.

 

Plantear las plantaciones de higuera hoy en día con marcos reducidos que pueden ir desde el 4X5, 2x4 o 5x5 implica emplear sistemas de fertirrigación, aquí nos encontramos con otro problema y es que la higuera es altamente sensible al Boro en el agua de riego y por lo tanto no deberíamos tener valores por encima de 0,60 ppm/ litro y excluir el cultivo si es superior a 1,25 ppm de Boro por litro de agua.

 

Finalmente, indicar que al igual que se adapta a varias texturas del suelo tenemos que indicar que el suelo ha de presentar una profundidad óptima de un metro y si corremos riesgo de encharcamiento se hace necesaria la plantación en caballón ya que es una especie muy sensible al encharcamiento, este problema no se da normalmente en las regiones donde se cultiva ya que no son regiones con altas precipitaciones, o los suelos del norte de Extremadura con precipitaciones superiores a 800 mm/metro  año son suelos arenosos de buen drenaje que apoyan el correcto desarrollo.

 

Poda de la higuera

 

La poda de la higuera es muy importante teniendo en cuenta el sistema de trabajo que vamos a desarrollar, al ser una entrada introductoria esta donde hablamos de generalidades sobre el cultivo se hace muy importante tener en cuenta que tenemos que enfocar la poda según la producción esperada:

  • Si se desea producir brevas se hace necesario evitar la poda de los apéndices de las ramas del año donde nos encontramos con las yemas donde se encuentran las brevas

  • Si deseamos estimular la producción de higos se harán podas de renovación constante ya que los higos crecen sobre la madera del año y por lo tanto tenemos que estimular la generación de yemas y madera del árbol.

Es muy interesante conocer los sistemas productivos que encontramos en América y Asia que deberían ser ejemplo a seguir para los cultivadores de higo fresco en España, donde con sistemas de producción intensiva, estrategias de fertirrigación de apoyo y control de crecimiento se consiguen producciones de decenas de toneladas que permiten una cosecha rápida y escalonada con calibres de frutos muy interesantes, ante esta textura solo cabe destacar a los agricultores ¿Interesa más el cultivo de la breva o del higo? Como todo en el sector agrícola “depende”.

 

Propagación de la higuera

 

La propagación de la higuera siempre se considera “sencilla” pero decir sencillo cuando normalmente se propagan “troncos” de más de 5-7 cm de diámetro son palabras mayores, sin embargo, cuando trabajamos en una propagación vegetal industrial tenemos que trabajar con madera del año y que salga directamente del tronco principal y no de los brotes inferiores (conocidos como chupones, mamones o sierpes). La micropropagación de la higuera podría resulta muy interesante ya que nos permite obtener material vegetal sano, libre de virus y de contaminaciones fúngicas.

 

En nuestros ensayos con propagación vegetal de la higuera hemos trabajado con diferentes mezclas de sustrato, tamaño de esquejes y yemas por lo que hemos contemplado lo ideal es proceder con:

  • Desinfección total con fungicidas del sustrato de crecimiento.

  • Desinfección por inmersión del material vegetal.

  • Trabajar con material que haya pasado 500 horas por debajo de 6 grados centígrado, esto se puede realizar en cámara.

  • No emplear material que contenga líquenes o musgos

  • Cortes de los esquejes en bisel para evitar la formación de gotas y sellar los mismos

  • Aporte de calor por las partes inferiores

  • Nebulización diaria para estimular el desarrollo

  • Empleo de hormonas vegetales y cortes laterales para generar un mejor desarrollo de las raíces

También se han hecho pruebas mediante sistema de propagación aeropónico con resultados muy interesantes, pero necesita de un alto control sobre el material vegetal.

 

Estaquillas de higuera listas para propagación

 

 Microesqueje de dos yemas para obtener higueras “Black misión”

para ensayos de higueras en formato súper intensivo

en Salamanca y Extremadura

 

Fertilización de la higuera

 

La fertilización de la higuera no tiene mucha documentación al respecto en sistemas de cultivo tradicional, si que tenemos trabajos sobre fertilización en sistema de cultivo hidropónico, sobre la fertilización podemos encontrar lo que recomiendan diversos autores pero a título personal podemos discrepar un poco sobre estas aplicaciones y no se pueden tomar por “norma” ya que todas las explotaciones no son igual de productivas o cuentan con un suelo capaz de absorber los nutrientes, tampoco tenemos información fidedigna sobre las extracciones de nutrientes por tonelada así que la principal recomendación del manejo del cultivo de la higuera es contar en un primer momento con un suelo equilibrado y de forma bienal realizar un análisis de suelo para ir controlando los niveles con las aportaciones recomendadas según rendimientos. En el libro “El cultivo de la higuera en el Campo de Albatera” podemos encontrar una recopilación de fertilización estimada en la página 103.

 

Desde Fertibox queremos realizar una entrada única y exclusiva sobre la fertilización de la higuera con recomendaciones basadas en nuestra experiencia en unos meses.

 

Plagas y enfermedades de la Higuera

 

Es una planta muy resistente pero que puede sufrir ataques de insectos, las principales plagas y enfermedades que podemos encontrar son:

 

Plagas:

 

Insectos como la mosca de la fruta (Ceratitis capitata), el Barrenillo de la Higuera (Hypoborus ficus), cochinilla de la higuera (Ceroplastes rusci) la oruga de las hojas (Choreutis nemorana) son los más comunes que podemos encontrar, por suerte son plagas que podemos controlar fácilmente y algunas de ellas no suele presentar un gran problema según organismos públicos aunque en nuestro caso personal, plagas como las orugas de las hojas no nos agradan nada ya que atacan a las hojas defoliando a las higueras y generando sus crisálidas en las propias hojas, y junto con sus heces pueden ser una fuente de hongos. Plagas como el barrenillo se dan sobre todo en árboles que no están correctamente nutridos y por lo tanto si tenéis problemas con esta plaga ¡Prestar atención a la fertilización de vuestras higueras! Respecto a la cochinilla de la higuera queremos indicar lo siguiente: Hay que tratar durante el invierno para su prevención y si tenemos ataque de estas tenemos que trabajar en atacar a sus crías ya que los adultos no seremos capaces de eliminarlos y tenemos que trabajar en la alternancia de las materias activas

 

Algunas de las plagas que pueden atacar a la higuera son:

  • Mosca del higo (Silba adipata)

  • Eriófido de la higuera (Aceria fici)

  • Barrillo (Hysteropterum grylloides)

  • Escarabajo del fruto (Carpophillus hemipterus)

  • Mosca del vinagre (Drosophila Melanogaster)

  • Barreneta (Ectomyeolis Ceratoniae)

Dentro de las plagas también es común la presencia de nemátodos de la higuera(género Meloidogyne) , con este patógeno tenemos mucha experiencia en Fertibox y recomendamos hacer un reconocimiento del suelo previo para conocer la carga de nemátodos y también trabajar en la desinfección y prevención de entrada de los mismos, la higuera puede sobrevivir fuertes ataques de nemátodos, pero esto se verá resentido en la calidad del producto y rendimiento.

En la imagen se pueden observar las cochinillas que atacan a la higuera,

estas han permanecido en la higuera durante todo el invierno.

 

Enfermedades:

 

Dentro de las enfermedades más comunes que podemos encontrar en la higuera tenemos la Armillaria mellea con su putrefacción radicular y la antracnosis, aunque en otras regiones seguramente se acuse más otro tipo de enfermedades, cave destacar alguna de las siguientes:

  • Negrilla

  • Pudrición roja del fruto (Rhizopus sp)

  • Pudrición interna (Fusarium Moniliforme)

  • Roya de la higuera (Cerotelium fici)

  • Chancro del tronco (Diaporthe cinerascens)

Mención especial al Virus del mosaico de la higuera, está muy extendido, pero hay suerte ya que no provoca a priori pérdidas de vigor y de calidad del fruto más allá de las devaluaciones que se puedan generar en el higo para consumo en fresco, a su vez, en el desarrollo del mismo influyen mucho las temperaturas.

 

No obstante, para aumentar información sobre las plagas y enfermedades os recomendamos que reviséis el blog de Fertibox donde iremos hablando de las mismas, a su vez, tener en cuenta que recomendamos la adquisición del “El cultivo de la higuera en el campo de Albatera”, de Alain Costa, no conocemos al autor, pero si creemos que puede ser una buena guía inicial para agricultores y personas interesadas en su manejo.

 

 

Desde Fertibox os queremos invitar al evento que tendrá lugar el miércoles 6 de mayo a las 19:00 online, en este webinar trataremos información sobre el cultivo de la higuera y podréis interactuar con nuestros técnicos en tiempo real.  A su vez, si queréis más información o tenéis que realizar un estudio técnico, planes de fertilización o queréis que os ayudemos en la gestión de la explotación no dudéis en contactar con nosotros.

 

Link inscripción del evento: Introducción al manejo y cultivo del higo

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags