Enfermedades del suelo en el cultivo del almendro

April 19, 2020

El manejo sanitario de los cultivos es esencial para conseguir productos de calidad y unos rendimientos aceptables, de los muchos problemas que podemos contar en un cultivo, uno de los factores que resulta más limitantes es el de las plagas y enfermedades, por este motivo, desde Fertibox, hacemos hincapié en la importancia de un correcto manejo agronómico de los suelos, del cultivo y de “prevenir antes que curar”.

 

 

El manejo agronómico siempre se ha de basar en tener información real, fidedigna y un correcto asesoramiento de nuestro cultivo, desde Fertibox os queremos hacer llegar en esta entrada de blog una información básica que nos permita identificar las principales enfermedades radiculares que nos pueden afectar a nuestro cultivo de almendro, en otra entrada de blog os citaremos las enfermedades de los brotes, hojas y ramas junto con sus plagas, aunque alguna de estas ya han sido mencionadas en otras entrada de blog sobre el cultivo del almendro como son:

 

 

Antes de entrar a hablar de estos patógenos que atacan a nuestro cultivo de almendro cave identificar que debemos tener en cuenta el sistema de cultivo que empleamos ya que podemos estar trabajando en agricultura tradicional, agricultura integrada y/o ecológica, contando cada uno de estos modelos con un sistema diferente de manejo respecto a las plagas y enfermedades junto con las materias activas permitidas.

 

Enfermedades del suelo

 

En las enfermedades del suelo y que pueden afectar al cultivo del almendro vamos a centrarnos en tres, estas tres serían la Podedumbre blanca de raíz (Rosellinia necatrix Prill), la Armillaria (Armillaria Mellea Vahl) y la Fitóptora (Phytophthora ssp.) Estos hongos se dan en suelos previamente contaminados o suelos que tienen unas características de desarrollo muy pobres como pueden ser pH desviado, bajo contenido de carga microbiana beneficiosa o problemas de manejo del cultivo. Procedamos a citar más en profundidad cada una de estas enfermedades.

 

Podredumbre blanca de raíz

 

La podredumbre blanca de raíz (Rosellinia necatrix Prill) es un ascomiceto que genera una enfermedad muy común en multitud de cultivos, desde cultivos agrícolas a ornamentales y que resulta muy sencilla de visualizar ya que podemos apreciar en las bases radiculares el crecimiento de hifas de color blanco.  Este tipo de patógeno hay que tenerlo muy controlado ya que es común de encontrar en viñas, olivos y muchos otros frutales del género prunu y malus.

 

Ejemplo de hongo de Podredumbre blanca (Rosellinia Necastrix prill) que ha atacado hasta la muerte un pequeño plantón en suelo que no estaba debidamente desinfectado.

 

Cuando tenemos una planta atacada por esta enfermedad apreciaremos un decaimiento generalizado del desarrollo foliar y falta de vigor, esto es debido a que ataca los vasos situados en el floema y evita un correcto movimiento de la savia. Si nos encontramos con que la planta está en un momento de movimiento de “savia” o una gran demanda de energía, se puede generar un estrés que lo que hace es provocar una aceleración de los procesos y generar la muerte de la planta.

 

En la actualidad no se cuenta con un método de lucha oficial (ni hay bibliografía científica al respecto) de materias activas que podamos emplear para curar los árboles contaminados, por este motivo, en caso de identificar una planta contaminada lo ideal es trabajar en eliminar la planta entera, depositarla en bolsas de plástico y llevarla fuera de la explotación, a su vez, cave destacar  que la identificación de su presencia nos obliga a trabajar en un proceso de desinfección del suelo y recuperación del mismo.

 

Es una enfermedad que se puede mitigar la presencia en los suelos mediante la biosolarización y biofumigación, trabajando por cuadrantes para poder reducir la carga del suelo, a su vez, el equilibrio del suelo para evitar estrés en el cultivo nos permitirá mantener a raya el cultivo.

 

La biosolarización consiste en emplear un plástico transparente que deje pasar la radiación solar (espectro visible, espectro uv…) y que provoque una subida de temperatura en el suelo porque el plástico no deja volver a la atmósfera en calor (en forma de radiación infrarroja) lo que provoca una subida de la temperatura del suelo y por lo tanto estimular la muerte de los microorganismos.

 

Cuando empleamos la biodesinfección tenemos la posibilidad de hacerlo empleando plásticos o al aire libre, el empleo de la biodesinfección necesita de unos aportes altos de residuos orgánicos que durante su proceso de compostaje genere grandes cantidades de gas como el amoniaco y compuestos de azufre (entre otros) que actúan como medio desinfectante en el suelo.

 

Es importante tener en cuenta que estos métodos son muy agresivos con la microbiota del suelo y por este motivo desde Fertibox apoyamos el empleo posteriormente de productos enriquecidos con microorganismos o compost y vermicompost sin pelletizar que permita un enriquecimiento biótico de los suelos.

 

Armillaria

 

La Armillaria (Armillaria mellea Vahl), también se conoce como podredumbre de la raíz, es un hongo del tipo Basidiomoceto y que es un hongo polífago que se desarrolla también sobre multitud de cultivos, en este caso este hongo puede presentar confusión con Fitóptora y ataca fuertemente a cultivos de nogal cuando no se tiene realizado un buen programa de gestión del suelo y del manejo del riego.  

 

La armilaria se concentra en las bases radiculares lignificadas (a diferencia de la podredumbre blanca que era sobre el floema) y que genera un micelio de color blanco, pero con exhudados de color amarillento, que a vista de microscopio se pueden ver como pequeños glóbulos amarillos semejantes a canicas en su fase inicial.

 

Órganos reproductores de la Armillaria Mellea Vahl

"Martín, J. (2014). ARMILLARIA MELLEA, (Vahl) P. Kumm. 1871. Fotografía. Recuperado de http://naturateca.blogspot.com/2014/11/armillaria-mellea-vahl-p-kumm-1871.html"

 

El ataque de este hongo se muestra en un decaimiento del crecimiento del árbol, hojas de color amarillento, pequeñas y falta de vigor, con un manifiesto retraso en el desarrollo (que a veces podemos confundir con una deficiencia, y nada más lejos de la verdad) y por este motivo muchas veces lo conservamos en nuestra explotación “por si el árbol se cura”.

 

Pues bien, en la agricultura por desgracia no podemos esperar muchas veces milagros, y contar con un árbol de este tipo en nuestra explotación, no solo nos causa una imagen poco agradable (¿Qué hacemos con un árbol raquítico al borde de la explotación en todo el medio?) y puede ser un foco de transmisión del hongo al resto de árboles y generándonos pérdidas económicas y de tiempo muy grandes, por ello, nuestra recomendación personal a la mínima observación de este problema: “motosierra, bolsas de plástico ,fuego y cal viva en el hoyo donde estaban las raíces”

 

El control de la armillaria resulta complejo, en la actualidad se están empleando elementos de lucha como hongos patógenos, nematodos y otro tipo de materias primas pero que resultan en ensayos, eliminarlo mediante lucha química en árboles que ya lo tienen resulta complicado al situarse el crecimiento de este hongo dentro de las zonas lignificadas donde no podemos hacer llegar ni un producto de acción por contacto ni acción sistémica, así que, lo mejor, es eliminar el árbol como lo anteriormente indicado porque tendríamos un árbol enfermo “crónico”.

 

Si queremos realizar una plantación de almendro en zonas donde hubo previamente armillaria lo ideal es emplear patrones tolerantes/resistentes de los cuales encontramos en la actualidad suficientes tipos como para elegir en el mercado y también el empleo de medidas como la anteriormente indicada, la acción desinfectante de la biosolarización o biofumigación.

 

Fitóptora

 

La Fitótptora (Phytopthora ssp.) es una enfermedad que actúa de forma devastadora sobre los cultivos, presenta grandes problemas si la tenemos instaurada en nuestra explotación y puede reducir drásticamente el valor de nuestro suelo ante posibles inversiones (se recomienda hacer análisis de suelos antes de comprar la explotación para conocer el estado del suelo).

 

Los ataques de fitóptora no han sido problemáticos en almendro nunca hasta la actualidad, el motivo: el almendro era un cultivo de estricto secano y sobre pie franco, en la actualidad estamos usando patrones híbridos, que provienen del melocotonero y esto le aporta unas propiedades y características espectaculares para las producciones, pero muy negativas para el sistema radicular.

 

Si tiene una forma relativamente sencilla de identificar el posible ataque de fitóptora en nuestro cultivo de almendro es el del encharcamiento, un encharcamiento superior a las 24 horas nos va a generar (en patrones no resistentes o tolerantes) y con presencia de esporas (pudiendo ser esporas, zoosporas y oosporas) se puede dar el caldo de cultivo perfecto para su propagación.

 

Como medida de control tenemos una que es útil para cualquier tipo de modelo agrícola, la prevención y evitar el encharcamiento.

 

En regiones húmedas, con altas precipitaciones o suelos poco permeables es interesante la plantación en caballón (consiguiendo también optimizar de esta forma el fertilizante aplicado) y la incorporación de drenajes para evitar el encharcamiento. El empleo de variedades tolerantes o resistentes también es lo ideal junto con un buen manejo cultural de los suelos, no tener los emisores de riego cerca del tronco (moverlos a medida que crece el árbol), labores de descompactación del suelo y evitar la aplicación de materia orgánica a menos de 30 centímetros del tronco son medidas muy populares.

 

En la imagen se puede apreciar el ataque de Fitóptora se manifiesta en material lignificado. 

"Doll, David (2019). Phytophthora: An Update. Fotografía. Recuperado de http://thealmonddoctor.com/2019/09/29/phytophthora-an-update/"

 

Verticilosis

 

La verticilosis (Verticillium dahliae Kleb) es un hongo que tiene como refugio el suelo o los restos de poda/restos vegetales y por este motivo hemos decidido ponerlo como enfermedad de suelo ya que puede permanecer en este durante años aislado.

 

Penetra dentro del árbol a través de pequeñas heridas en las raicillas desplazándose por el sistema vascular de la planta (xilema) y coloniza todo el árbol. Siempre observaremos su presencia inicialmente en ramas aisladas provocando la desecación de las hojas y muerte del órgano vegetal.  Esta enfermedad la desarrollaremos cuando el la planta esté brotada (normalmente en primavera) con clima fresco y alta humedad.  Por suerte, la verticilosis la podemos controlar eliminando las ramas que muestren este problema (eliminar ramas, desinfectar el material de corte y eliminar con fuego posteriormente en época que se pueda realizar la quema) y sellando el corte con pasta cicatrizante.

 

"DeBuse, D. (2016). Verticillium Wilt. Fotografía. Recuperado de http://www.sacvalleyorchards.com/almonds/verticillium-wilt/"

 

 

Esperamos que os haya gustado esta primera entrada donde hablamos sobre las enfermedades y hongos que pueden atacar al cultivo del almendro desde el suelo y esperamos que estéis atentos a las siguientes donde iremos viendo los ataques centrados por diferentes partes.

 

 

¡Fertisaludos!

 

 

 

 

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags