Rehabilitación de los suelos salinos y sódicos

April 15, 2020

En la entrada de hoy vamos a ver ideas para recuperar suelos salinos y sódicos. Estos suelos se producen en general por condiciones del clima, naturaleza del suelo y en zonas de mal drenaje.

 

Para recuperar estos suelos y poder emplearlos para cultivar, es necesario un manejo adecuado que permita superar estas condiciones desfavorables.

 

Mediante las medidas en una muestra de suelo de la conductividad eléctrica y la permeabilidad, podemos determinar si hay problemas de salinidad o alcalinidad que nos permita asegurar un necesario lavado de sales.

 

 

LAVADO DE SALES

 

Para llevar a cabo éste necesitaremos conocer el valor los siguientes factores:

  • Cantidad de sales en el suelo.

  • Concentración salina del agua que se utiliza en el lavado.

  • Precipitaciones de la zona.

  • Valor mensual y anual de la ET en la zona.

  • Máxima concentración salina admisible en la solución del suelo.

  • Capacidad de retención hídrica del suelo

  • Valores de velocidad de infiltración, permeabilidad y drenaje del suelo.

Con ello vamos a determinar la fracción de agua utilizada que va a atravesar los horizontes del suelo ocupados por las raíces de los cultivos, descenderá hasta horizontes más profundos y saldrá por el sistema de drenaje evacuando las sales, es decir el agua de lavado. Tendremos en cuenta que podemos encontrar dos situaciones distintas:

 

  • Necesidades de lavado durante el proceso de rehabilitación

 

Podemos producir un descenso del nivel de salinidad aportando una cantidad de agua con concentración salina inferior a la de las soluciones del suelo que supere la capacidad de retención hídrica y origine agua libre que se elimine por drenaje. Repitiendo este proceso conseguiremos reducir paulatinamente la salinidad en muchos casos, en un breve periodo de tiempo.

 

 

  • Necesidades para mantener un equilibrio salino en el suelo.

 

En este caso las necesidades van a depender de la concentración salina del agua que utilizaremos en el lavado que obtendremos a través de un análisis y del equilibrio salino que deseemos mantener en el suelo que se fijará en función de la tolerancia de las especiales vegetales a cultivar.

 

 

  • Enmiendas

 

Además de las enmiendas clásicas minerales, pueden utilizarse productos obtenidos por hidrólisis de residuos vegetales o por síntesis química.

 

Las reacciones pueden ser diversas, según contengan o no carbonatos alcalinotérreos.  Para que quede más claro explicaremos que, por ejemplo, añadiendo  formaremos , que son solubles y se arrastrarán con el agua de lavado eliminándose por el sistema de drenaje.

 

 

Cuando el suelo presenta un nivel aceptable de salinidad, puede pasar a la fase cultural. Debe realizarse poco a poco ya que al principio sólo podrán utilizarse especies de cultivo tolerantes a la salinidad y al encharcamiento.  Además son preferibles especies con enraizamiento muy fasciculado, que favorezcan la estabilidad del suelo. Igualmente, los aportes de estiércol bien descompuesto y abonados en verde son muy recomendables.

 

Puedes ampliar más información sobre las características de los suelos salino sódicos en otras entradas de nuestro blog como son:

 

- Tratamientos de suelos salinos 

 

 

También puedes ampliar conocimientos sobre tu suelo o recuperar esa parte de tu parcela que no da producción y que decimos que son suelos "salitrosos"; desde fertibox te podemos acompañar en todo momento en el proceso pero lo inicial, es conocer las características del suelo y para ello nada mejor que nuestro Análisis de suelo salino.

 

 

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags