Tratamiento de suelos salino sódicos

April 6, 2020

El manejo agronómico implica un conjunto de técnicas y conocimientos que permiten establecer el modelo agrícola más sostenible y rentable. Hablamos mucho de industria 4.0, agricultura de precisión y aplicar nutrientes, fertilizantes y aminoácidos. pero ¿Qué sucede cuando intentamos llevar a cabo un correcto manejo de los suelos? Resulta interesante observar como un conjunto muy alto de personas en el sector agrícola recomienda echar multitud de productos en nuestros cultivos y  después no recomendamos realizar un seguimiento anual de nuestros suelos y cultivos. ¿Sólo analizamos nuestros suelos y cultivos cuando vemos que hay problemas? ¿No sería más rentable e inteligente saber que aplicar y en qué cantidad año tras año? ¿O defendemos un modelo agrícola de “resolución de problemas” en lugar de prevenirlos.

 

Suelo con inflorescencias de sodio

 

Este hecho también nos sucede con los suelos, tenemos problemas de salinidad en los suelos por diferentes causas, como pueden ser:

 

  • Procesos de meteorización en la roca madre que puede provocar la liberación de las sales solubles, no solo del sodio, sino también del calcio o el magnesio.

  • Deposición de sales mediante arrastre de otras explotaciones cercanas por no contar con un correcto sistema de drenajes

  • El agua de lluvia no suele contener sodio, las únicas zonas donde se pueden identificar lluvias con cantidades altas de sodio es en algunas zonas litorales

  • Manejo de aguas de riego con elevado contenido de sodio y que no se tiene en cuenta a la hora de realizar los riegos

  • Aguas freáticas que por capilaridad provocan la subida del sodio hacia los horizontes superficiales provocando que este aparezca en la superficie

  • Aplicación de elementos fertilizantes como cenizas, lodos de depuradora y otro tipo de residuos orgánicos que no presentan ningún tipo de control o análisis de las materias primas empleadas

 

Este conjunto de problemas tiene algo positivo, y es que podemos generar un lavado de sales de una forma económica y sencilla si contamos con los datos y la capacidad de cálculo suficiente, con lo cual contamos en Fertibox de forma que nuestros clientes puedan lavar las sales de los suelos de una forma muy sencilla y rápida. Procedamos a conocer un poco los suelos salino sódicos.

 

 

¿Qué son los suelos salinos?

 

Para obtener la definición de suelo salino vamos a emplear la definición que empleó Francisco Grande Covian:

 

“Son suelos formados en clima árido o semiárido, de mal drenaje natural y que han recibido o están recibiendo, tanto en las soluciones del suelo como en el complejo adsorbente, un exceso de sales que impiden o dificultan el normal crecimiento y desarrollo de las plantas”

 

Por lo tanto, son suelos de mal drenaje, poco permeables, con un gran contenido de bases de cambio donde el sodio suele ser el que genera un mayor número de problemas. Estos suelos plantean generalmente dos grandes problemas:

 

  • Elevado potencial osmótico, lo que provoca un alto potencial hídrico que no resulta rentable para nuestros cultivos

  • Dispersión de los coloides en el complejo de cambio por efecto del sodio, evitando la formación de agregados estables en el suelo.

 

Teniendo en cuenta esto se hace necesario saber que contamos con 4 tipos de suelos salinos, para definir las cualidades de un suelo salino es necesario conocer previamente

 

  • Electroconductividad (CE) del extracto de saturación del suelo

  • Porcentaje de sales en el suelo

  • Porcentaje de sodio intercambiable (PSI)

  • pH del suelo

  • Presión osmótica a capacidad de campo

  • Presión osmótica en humedad a marchitez

 

También se pueden correlacionar estos datos mediante una clasificación de suelos halomórficos según los valores de CE y PSI.

 

Gráfica de interpretación de suelos halomórficos dependiente de la CE y el PSI

 

 

Tipos de suelos salinos que nos podemos encontrar

 

Es muy importante conocer el tipo de suelo salino que tenemos para definir el mejor conjunto de pautas a llevar a cabo, por este motivo os indicamos que los suelos salinos son los siguientes:

 

  • Suelos salinos no sódicos:  Suelos con un gran contenido de sales solubles, pero donde el sodio no es el elemento más representativo, el porcentaje de sodio es inferior al 50% de los totales y respecto la capacidad de intercambio catiónico no es superior al 15%.

  • Suelos salino-alcalinos:  Son suelos con un alto contenido en sales y donde el sodio representa más del 50% del sodio intercambiable a su vez, el pH del suelo es próximo a 8,5.

  • Suelos alcalinos: Son suelos que no cuentan con un elevado contenido de sales, pero cuenta con un porcentaje alto de sodio lo que provoca que se dispare el PSI (porcentaje de sodio intercambiable).

  • Suelos alcalinos degradados:  Los suelos alcalinos degradados son un suelo curioso ya que su pH es bajo (próximo a 6) pero debido a que cuentan con un PSI superior al 15% siendo estos, unos suelos curiosos desde el punto de vista de interpretación ya que se definen como alcalinos a pesar de su pH.

 

Determinación de tipo de suelo

 

Lavado de sales para estimular la rehabilitación de los suelos

 

El lavado de sales tiene como objetivo provocar el desplazamiento del sodio a través de los horizontes del suelo hacia un horizonte donde no sea perjudicial para la planta o a través de las líneas de drenaje.

 

El lavado de las sales se puede realizar mediante el cálculos de las necesidades de lavado en caso de aplicación de fertirriego, o mediante “encalados” durante el otoño para provocar que las precipitaciones del invierno estimulen la generación del “sulfato de sodio” que pueda ser debidamente lavado en caso de los suelos salino sódicos, si es un suelo salino sin exceso de sodio, con aplicaciones de  agua de riego (debidamente calculada) podemos eliminar este tipo de sales ningún tipo de problemas.

 

 

¿Cómo calculamos las necesidades de lavado de nuestros suelos?

 

Este proceso se puede definir como “sencillo de comprender pero complejo de calcular”  es muy sencillo de comprender ya que lo que persigue es el lavado de las sales, tenemos que pasar de una Electroconductividad conocida a una menor y tenemos que calcular la cantidad de miliequivalentes totales a desplazar, en el caso de la rehabilitación de los suelos salinos sódicos tenemos que obtener el PSI inicial y el final, para de esta forma calcular el la cantidad  de sodio a desplazar y estimar las necesidades de azufre de nuestro suelo para provocar el lavado de estas sales (siempre que no sean suelos yesíferos).

 

 

En el webinar del miércoles 1 de abril de 2020 hablaremos sobre como calcular esto fácilmente, así que te invitamos a que te inscribas en el webinar y aprendas a calcular esto con nosotros.

 

Si quieres ver este webinar puedes acceder a nuestro canal de youtube: Webinar: Tratamiento del suelo salino sódico

 

 

Si quieres conocer los análisis que hacemos puedes acceder desde aquí, puedes contratar el servicio de analíticas con nosotros o nuestra red de distribuidores que pueden asesorarte en los procesos de manejo y mejora de tus suelos.

 

Conoce todos los análisis Fertibox  -> Tienda

 

¿Eres técnico de campo? ¿Asesor agrícola? ¿Quieres trabajar con nosotros? No dudes en mandarnos un mail y conocer nuestro programa de colaboradores-distribuidores. Está acotado por regiones de forma exclusiva.

 

 

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags