Abonos compuestos

En entradas anteriores hemos visto la aplicación de fertilizantes simples. Hoy, vamos a centrarnos en los abonos compuestos que son los que contienen por lo menos dos de los tres elementos fertilizantes principales N,P,K (NPK-NK-PK-NP). Con la aplicación de éstos vamos a conseguir realizar de una operación el aporte, abaratando el coste de la distribución del fertilizante y reducir el impacto de la maquinaria sobre el suelo y nuestra economía


Los fertilizantes compuestos se expresan mediante una fórmula de dos o tres número que a todos os sonará (ej: 15-15-15), se refiere a la cantidad (en porcentaje) de cada elemento contenido en 100 kg de abono. El primero indica el nitrógeno, el segundo el ácido fosfórico y el tercero la potasa (Nitrógeno, Fósforo y Potasio). De esta forma puede aparecer un cuarto número (ej: 20-8-14-0,1B) que indica que lleva aporte de un cuarto elemento, y en este caso, 100 g de boro. Este número y expresión se puede ver amplicada con otros términos como Ca (Calcio), Mg (Magnesio) S (Azufre) y así con el resto de nutrientes.


El equilibrio es la proporción de los elementos en cuanto al nitrógeno, en el caso anterior 15-15-15 la proporción será 1-1-1 o en un 8-16-16 será 1-2-2.


¿CUÁNTAS UNIDADES FERTILIZANTES ESTAMOS APLICANDO?


Este proceso resulta terriblemente sencillo, tanto como multiplicar la cantidad de fertilizante aplicada (en kilos) por la división del número que nos aparece en el fertilizante entre 100.


Por ejemplo, si queremos calcular la cantidad de Nitrógeno y Potasio que estamos aplicando en nuestra parcela, teniendo en cuenta que hemos aplicado 1.000 kgs de Nitrato potásico por hectárea y que el equilibrio es 13-0-46 procedemos de la siguiente forma: