La acidificación en los suelos

En esta entrada vamos a tratar la problemática de la acidificación del suelo, concepto que a menudo se confunde con el término descalcificación y no significan exactamente lo mismo

 

 

¿Qué es la acidificación?

 

Se trata de un proceso dinámico en el cual intervienen factores tanto naturales (edáficos, climáticos y biológicos) como antropogénicos (derivados de la actividad humana) y consiste en una disminución del pH del suelo como consecuencia de la acumulación sucesiva de iones de hidrógeno y de aluminio en el suelo, y la pérdida de cationes básicos tales como calcio, magnesio o sodio entre otros.

 

Hablando en términos más científicos, se podría definir como la tendencia del complejo a cargarse de cantidades más importantes de iones de hidrógeno, con detrimento de los cationes minerales.

 

Es importante decir que existen suelos ácidos por naturaleza y seres vivos capaces de sobrevivir en ellos, pero, por lo general, cuando un suelo presenta un pH bajo o en detrimento, se van a producir problemas de desarrollo en el crecimiento de las plantas y otros organismos microbiológicos.

 

 

Ahora que conocemos el concepto de acidificación, es conveniente hacer una breve referencia a la descalcificación. Este término consiste en que los cationes de calcio abandonan el complejo, esto no quiere decir que sean inmediatamente reemplazados por los iones de hidrógeno acidificantes, sino que pueden ser sustituidos por otros cationes metálicos sin que se modifique el pH del suelo.

 

 

Principales causas de la acidificación de un suelo

 

Como bien hemos mencionado anteriormente, se trata de un proceso en el cual intervienen factores tanto naturales como antropogénicos.

 

Dentro de los primeros, tenemos:

 

  • La acidificación natural causada por las aguas de lluvias.

  • Diferentes procesos biológicos en los cuáles se genera ácido carbónico y varios ácidos orgánicos (sobre todo en bosques de coníferas y turberas).

  • Meteorización natural de rocas y sedimentos sueltos que presentan en su composición sulfuros.

  • Otros procesos hidrotermales que suelen estar relacionados con la actividad volcánica.

 

Por otro lado, dentro de los factores antropogénicos encontramos los siguientes:

 

  • El uso excesivo de fertilizantes a base de amonio.

  • Deposiciones ácidas de sulfato y nitrato atmosférico de origen industrial.

 

  • Cambios en el uso del terreno que suelen provocar la meteorización de sulfuros (deforestación, otras prácticas de cosecha, etc).

  • Largos eventos de precipitación.

  • Drenaje de suelos potencialmente ácidos.

 

 

Consecuencias de la acidificación sobre el suelo y las plantas

 

Es importante saber que los problemas empiezan cuando el pH de un suelo disminuye a valores inferiores a 5,5. Las principales consecuencias son:

 

  • Se produce una disminución en la disponibilidad de ciertos elementos nutritivos como son el fósforo, magnesio y calcio en aquellos suelos donde suelen ser absorbidos por las plantas, debido a que sufren un proceso de intercambio con otros cationes como el hidrógeno o el aluminio.

  • Se pueden producir acumulaciones de ciertos elementos tóxicos u ácidos orgánicos del suelo como por ejemplo el aluminio o el manganeso, ya que en condiciones de acidez suelen ser muy móviles. En este caso, una acumulación de aluminio produciría una disminución en el crecimiento de la longitud de las plantas bien al inhibir el crecimiento celular y la división celular, mientras que en el caso del manganeso se producirían daños en las partes aéreas de las plantas como por ejemplo manchas necróticas en los tallos.

  • Pueden producirse alteraciones en el ciclo del nitrógeno y en la fijación de este, así como alteraciones en la actividad de las micorrizas y una mayor predisposición de los cultivos a verse afectados por diferentes patógenos del suelo.

  • Se produce una disminución del crecimiento de las plantas y como consecuencia, se produce un detrimento en el contenido de materia orgánica del suelo al haber menos biomasa. Además, esto va a tener como consecuencia también la debilitación de la estructura de agregados del suelo que favorecía la aireación y el movimiento del agua y por ello, se van a producir costras superficiales que van a aumentar la escorrentía y disminuir la lixiviación.

 

 

¿Qué podemos hacer?

 

En primer lugar, se tendrían que elaborar y desarrollar prácticas de gestión sostenible del suelo como pueden ser la incorporación de materia orgánica  con el objetivo de mejorar el poder tampón pH del suelo, preservar las propiedades del suelo y de esta manera regular la acidez del suelo, etc.

 

Una de las principales causas de la acidificación de suelos son las deposiciones ácidas de sulfato y nitrato, por lo que sería conveniente que se redujeran las emisiones de estos, limitando el uso y quema de los combustibles fósiles que los producen. Asimismo, si los suelos no presentan un pH muy bajo o no son muy ácidos, sería conveniente utilizar cultivos tolerantes a la acidez para que pudieran crecer y desarrollar en ellos.

 

Por último, sería recomendable no aplicar fertilizantes amoniacales de reacción ácida, sobre todo si se trata de suelos dedicados a la agricultura.

 

Para establecer estos problemas también se recomienda la aditivación de carbonato de calcio por cada unidad fertilizante aplicada.

 

En este caso, basándonos en una experiencia llevada a cabo de Fertilización en Versalles se establece los siguientes rangos de enmienda caliza (carbonato de calcio)  por cada 100 kilogramos de fertilizante.

 

- Sulfato amónico: 100 kgs de carbonato de calcio por cada 100 kilos de fertilizante.

- Amoniaco anhidro: 150 kgs de carbonato de calcio por cada 100 kilos de fertilizante.

- Urea: 85 kilos de carbonato de calcio por cada 100 kilos de fertilizante.

- Nitrato amónico 33,5 %: 60 kilos de carbonato de calcio por cada 100 kilos de fertilizante.

- Nitrato amónico 26%: 18 kilos de carbonato de calcio por cada 100 kilos de fertilizante. 

 

Es muy importante también establecer un cálculo para emplear diferentes enmiendas calizas y poder calcular la cantidad a añadir, esta información la dejamos para una próxima entrada de blog.

 

En este caso particular os dejamos referenciadas estas entradas del blog de Fertibox donde os hablamos sobre el pH de los suelos para que aumentéis vuestros conocimientos en pro de un modelo agrícola más sostenible y rentable. Hacer click en el la frase para acudir a esta entrada de blog. 

 

pH del suelo, el gran infravalorado 

 

Encalado, manipulando el pH de los suelos

 

Finalmente, os indicamos que si queréis saber en concreto las labores de encalado de vuestros suelos desde Fertibox también podéis contratar nuestros servicios para análisis de suelos contactando en el 923 021 282  (nos podéis enviar un mensaje de whatsapp con vuestra consulta) y también podéis ver las características desde el siguiente enlace. 

 

Análisis de encalado

 

Un saludo y os esperamos en la siguiente entrada de Fertibox. 

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags