Características del agua de riego

March 17, 2020

El agua nos permite incrementar los rendimientos de nuestros cultivos, nos permite poder llevar a cabo cultivos con rendimientos que bajo condiciones de cultivo ambientales serían imposibles de obtener, pero por este motivo se hace necesario trabajar en desarrollar un método que trabaje en la optimización de este recurso natural que cada vez resulta más escaso por acción del cambio climático y una mala gestión de los acuíferos.

 

Los sistemas de optimización del agua de riego están cada vez más instaurados y estamos optimizando el empleo de agua, sistemas como el riego deficitario, riego enterrado o el empleo de sensores nos permiten trabajar cada vez más en reducir lo máximo posible las pérdidas del agua de riego pero, ¿Qué sucede con la química del agua y como influye en nuestros cultivos?

 

 

Para hablar sobre el agua de riego en los cultivos debemos tener en cuenta varios factores, en esta entrada de blog os daremos algunos ítems a tener en cuenta y que vamos a ir citando de una forma que resulte sencilla de comprender, previamente os vamos a citar algunos de ellos:

  • pH del agua de riego

  • EC del agua de riego (electroconductividad)

  • Cationes y Aniones

  • Potencial osmótico/presión osmótica

  • Interacciones y problemas

 

pH del agua de riego

 

El pH es uno de nuestros grandes aliados, siempre estamos hablando sobre como influye en los suelos, en el efecto de los diferentes nutrientes o incluso en los tratamientos fitosanitarios pero ¿Qué sucede con el agua? Volvemos a tener el mismo problema, si tenemos un pH básico tendremos carbonatos que nos provocarán la obstrucción de los emisores de riego y si lo tenemos bajo tendremos fitoxicidad por acción de ciertos micronutrientes como el boro o el aluminio, el pH óptimo del agua de riego se sitúa entorno a 6 y 6,5. Resulta muy sencillo de medir y de trabajar, teniendo un sistema de control en continuo podemos subir o bajar el pH de una forma sencilla y rápida, siendo lo más probable siempre que tengo que reducir el pH, pudiéndose hacer esto añadiendo ácidos en bajas cantidades como el sulfúrico o el nítrico que actúan también como nutrientes para el suelo.

 

Electroconductividad del agua de riego

 

La electroconductividad del agua de riego es un parámetro que nos indica directamente la salinidad, es decir, el contenido de sales en suspensión, es uno de los valores críticos y que hace necesario tener en cuenta un correcto manejo tanto de la electroconductividad del suelo como del bulbo húmedo para calcular las necesidades de lavado de las sales, de esto ya hablamos en otra entra del blog sobre como analizar la salinidad del bulbo húmedo y que vayamos parametrizando las necesidades de lavado.

 

En la imagen inferior se puede observar una tabla sobre la reducción de la cosecha dependiendo de la EC presente en el bulbo húmedo y en el agua de riego.

 

 

Cationes y aniones

 

La presencia o la forma de los cationes o aniones en la solución de riego también depende del pH de esta y la EC, por este motivo es muy importante contabilizar la presencia de los mismos y tenerlo en cuenta a la hora de realizar el cálculo de las soluciones de fertirrigación disponibles.

 

La presencia de cationes y aniones nos permite también determinar los equilibrios de Calcio, Potasio y Magnesio, a su vez, nos permite obtener valores tan importantes como el SAR  (relación de absorción de sodio) y el PSI (porcentaje de sodio intercambiable) sobre los que podéis ampliar más información en nuestra entrada Medidas de Sodicidad: RAS y PSI". Es muy importante que tengamos en cuenta valores como el Boro, este micronutriente nos puede causar toxicidades en valores que oscilan por encima de 1,25 a 3,75 ppm dependiendo del tipo de cultivo, teniendo cultivos muy susceptibles a su toxicidad como el de la higuera, que presentan problemas por encima de 1,25 ppm.

 

Potencial osmótico

 

Sobre el potencia osmótico o presión osmótica  hemos hablado en entradas anteriores del blog, concretamente en nuestra entrada “Presión osmótica en agua de riego y suelos” es un valor que indicamos en todas nuestras entradas de blog y nos permite calcular la dosis de riego mayorada que hay que aplicar para evitar la salinización de nuestro bulbo húmedo y encontrar problemas de desarrollo fisiológico y rendimiento en nuestros cultivos. Este valor resulta de sumo interés en lugar son suelos de tendencia salino-sódica o problemas de aguas salinas.

 

Interacción y problemas

 

En nuestro agua de riego podemos encontrar multitud de problemas, en primer lugar tenemos que identificar factores como los TDS (sólidos disueltos totales) o el desequilibrio de los carbonatos que tenemos que conocer bajo el término” Carbonato Sódico residual” que nos permite conocer la relación entre carbonatos, bicarbonatos y los cationes calcio y magnesio para determinar los riegos de obstrucción de nuestros filtros.

s

 

Esperamos que te haya resultado interesante esta primera entrada de blog y os ayude a comprender un poquito más las características elementales del manejo agronómico.

 

Si deseas mantenerte al tanto de nuestras entradas de blog y también quieres asistir a nuestros cursos formación gratuito no dudes en inscribirte a nuestra newsletter. 

 

 

 

 

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags