Clorosis férrica

Este término se utiliza para hacer referencia a todas aquellas afecciones de los vegetales que se caracterizan por la desaparición del color verde de las hojas. Algunas de estas enfermedades se deben a deficiencias nutritivas por falta de ciertos elementos minerales que participan en la formación de clorofila y en los fenómenos de respiración de las plantas. Una posible causa de estas deficiencias nutritivas en el suelo pude ser la carencia de elementos minerales importantes o su inmovilización.

 

Las plantas que se ven afectadas por esta enfermedad pueden sufrir la defoliación completa de sus hojas.

 

 

 

Factores que provocan la clorosis férrica

 

Esta deficiencia y su desarrollo pueden tener su origen en el suelo, en el ambiente, o incluso deberse a las características propias de la planta o árbol, como es el caso del melocotonero en algunos de sus patrones,  donde esta  deficiencia es endémica y es importante llevar a cabo su tratamiento basándonos en la prevención.

 

Algunos de los principales factores que contribuyen al desarrollo de esta enfermedad son suelos demasiado alcalinos, arcillosos o encharcados, contaminación por elevada concentración en el aire de CO2, temperaturas extremas o exceso de luz o la falta de solubilidad del hierro (solventándose con las formas quelatadas) , que hace que la planta no pueda absorberlo o también en algunas ocasiones debido al escaso poder de movilización del hierro y translocación en la planta.

 

La falta de absorción del hierro también puede deberse a un pH del suelo demasiado elevado o por un exceso de carbonatos, lo que inhibe la respuesta de las plantas (caliza activa) . Asimismo, las plantas presentan problemas de absorción de hierro cuando los suelos tienen altos niveles de metales pesados como el níquel, el cromo, el cobalto o el magnesio (desplazamiento de cationes).

 

En el caso de los cultivos agrícolas, la escasez de hierro puede deberse a determinadas prácticas incorporadas al acervo cultural de los agricultores como por ejemplo, un abonado de nitrógeno excesivo, un uso abusivo de maquinaria pesada (compactación de suelo) , exceso de abono fosfatado o una deficiencia en el manejo del riego. También se puede promover la aparición de clorosis férrica por exceso de azufre o por un exceso de enmendantes orgánicos mineralizables.

 

 

Cómo detectar la clorosis férrica

 

La mejor forma para determinar si una planta está afectada por esta enfermedad es mediante la realización de un análisis del suelo, el cual nos va a ofrecer la suficiente información como para saber si nuestro cultivo está afectado o no. En el caso de particulares que se dedican a la jardinería, es recomendable realizar un diagnostico visual ya que la muestra más evidente de una clorosis férrica es el amarilleo de la lámina foliar, mientras que los nervios permanecen verdes. También resalta que las primeras en decolorarse son las hojas más jóvenes.

 

 

 

Cuando no se lleva a cabo un tratamiento adecuado para combatir la clorosis férrica, puede desencadenar en la necrosis de las hojas y en una gran defoliación de las plantas. En el caso de los árboles frutales, se producirían los frutos con un menor tamaño. También podemos detectar la clorosis férrica si observamos que los brotes son demasiado pequeños (falta de elongación). 

 

 

Medidas para combatir la clorosis férrica

 

Este problema se debe principalmente a que las plantas requieren un sustrato de pH ligeramente  ácido para que puedan absorber el hierro presente en el suelo. Por ello, debemos equilibrar el pH del sustrato de la planta o la forma del hierro, como es el quelato de hierro . Este último, ofrece la solución más exitosa y a corto plazo y, además, se pueden aplicar tanto al suelo como en aplicación foliar (en cuestión de días, la planta puede recuperar su deficiencia de hierro).

 

Asimismo, también existen abonos específicos para este tipo de cultivos, que no contienen sales y, por lo tanto, no suben el pH del suelo, es decir, no basifican el pH.

También se debe evitar regar estas plantas con aguas duras, debido a que contienen una gran cantidad de cal, que subiría el pH del suelo y podría provocar clorosis férrica. El empleo de fertilizantes orgánicos como el humus o el compost favorecen la adecuada nutrición de la planta y optimizan de esta manera su desarrollo.

 

Es importante decir que, si queremos obtener plantas sanas, tenemos que realizar un diagnóstico temprano y para ello, los agricultores deben realizar análisis de suelo de forma periódica, los cuales permiten conocer la concentración de hierro y otros elementos nutritivos, algunos de estos análisis permiten determinar el poder clorasante del suelo. En explotaciones de regadío, se recomienda realizar análisis de las aguas de riego para determinar el contenido de carbonatos que pueda presentar.

 

 

Poder clorosante

 

Para determinar la concentración de hierro en el análisis del suelo se determina el “Índice de poder clorosante” o IPC, que es una propiedad química del suelo y cuya fórmula es la siguiente:

 

IPC = (Caliza activa (%)/Fe fácilmente extraíble (mg/kg)2 x 10.000

 

Su determinación en el laboratorio se lleva a cabo cuando se analiza la caliza activa y el hierro (Fe) extraído con EDTA. En el caso de Fertibox, para realizar la extracción de cationes como el hierro se emplea la solución de Mehlich 3. 

 

 

Es muy importante recordar que un correcto manejo de los suelos y de los micronutrientes es troncal para cualquier tipo de manejo de suelo.

 

No olvides visitar algunas entradas del blog donde te hablamos sobre nutrientes como:

 

- Fertilización nitrogenada: nitrógeno amoniacal, uréico y nitrato

- Fósforo: El Fósforo y su importancia en el crecimiento Vegetal 

- Potasio:  El potasio y su importancia en el crecimiento vegetal 

 

 

Recuerda que un correcto manejo de la fertilización de los suelos y los cultivos es muy importante para conseguir un modelo agrícola sostenible y rentable. Trabajar en mejorar la renta agraria mediante el conocimiento es parte fundamental y troncal para Fertibox. 

 

 

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags