Producción de compost

¿Sabes cómo se produce el compost?

 

En esta entrada te ofrecemos información sobre qué es y cómo se produce el compost que tantos beneficios aporta a nuestros cultivos, huertos y jardines. Además, recordaros que en anteriores entradas ya hemos tratado cierta información sobre cuáles son las diferencias entre compost y vermicompost o también llamado “humus de lombriz” que os pueden resultar muy útiles.

 

 

¿Qué es el compost?

 

Se trata de un producto obtenido mediante un proceso biológico de oxidación denominado “compostaje” (más adelante lo explicaremos en detalle), en el que actúan diferentes microorganismos, los cuales se encargan de degradar diferentes materiales de origen orgánico.

 

Presenta un aspecto terroso, sin olores ni patógenos y es muy utilizado como abono de fondo o sustituto parcial o total de fertilizantes químicos ya que presenta un alto contenido en materia orgánica y nutrientes.

 

 

Además, debido a que es un producto totalmente natural, libre de semillas y patógenos, es muy utilizado en agricultura intensiva y extensiva, grandes parques urbanos, campos de árboles frutales o jardinería entre otros, ya que enriquece el suelo y favorece el crecimiento y desarrollo de las plantas. Asimismo, también es utilizado en paisajismo, para controlar la erosión, en recubrimientos o recuperación de suelos entre otros, por lo que es un recurso muy importante para el suelo agrícola y para el medio ambiente en general.

 

 

¿En qué consiste el proceso de compostaje?

 

Según la definición de la FAO (Food and Agriculture Organization), el compostaje es la mezcla de materia orgánica en descomposición en condiciones aeróbicas que se emplea para mejorar la estructura del suelo y proporcionar nutrientes. Es decir, es un proceso biológico aerobio (en presencia de oxígeno) en el cual mediante la acción de diferentes microorganismos y bajo condiciones de aireación, humedad y temperaturas controladas, se transforman las materias orgánicas biodegradables en abono orgánico o lo que conocemos como “compost” que es un material homogéneo y asimilable por las plantas.

 

Sin embargo, es importante decir que no todos los materiales que han sido transformados aeróbicamente son considerados compost, por lo que hay que asegurarse de que se han llevado a cabo todas y cada una de las fases del proceso para obtener un compost de calidad, ya que de lo contrario se pueden desencadenar problemas como fitotoxicidad, bloqueo biológico del nitrógeno o reducción del oxígeno radicular.

 

Este proceso es una técnica sencilla y económica que nos permite aprovechar toda tipo de basura biodegradable como por ejemplo papeles, estiércoles animales, residuos orgánicos de cocina y jardín, etc. Además, se puede producir tanto a gran escala (a nivel municipal o empresarial) como individualmente (en el jardín, en la finca, etc.).

 

 

 

Fases del proceso de compostaje:

 

1ª Fase mesófila (pre-fermentación):

 

Es la primera fase del proceso, comienza bajo el impacto de bacterias mesófilas a temperatura ambiente. Posteriormente, la temperatura aumenta rápidamente hasta los 45ºC y debido a la actividad microbiana, comienza el proceso de biodegradación.

Esta fase se lleva a cabo durante los primeros días (entre dos y ochos días).

 

 

2ª Fase termófila (fermentación):

 

La temperatura sigue manteniéndose en un nivel relativamente alto por causa del calor producido por la actividad microbiológica.

En esta fase, la biodegradación se realiza por bacterias termófilas que son aquellas bacterias capaces de crecer a mayores temperaturas y actúan facilitando la degradación de fuentes más complejas de carbono, como la celulosa o la lignina.

Esta fase puede durar desde unos días hasta meses, dependiendo del material orgánico utilizado, así como de las condiciones climáticas y del lugar, y otros factores. También se conoce con el nombre de “fase de higienización” debido a que, por el calor generado, se destruyen algunas bacterias y posibles contaminantes de origen fecal que puedan estar presentes en el material de partida.

 

 

3ª Fase de enfriamiento o mesófila II:

 

La temperatura comienza a disminuir hasta los 45ºC de nuevo, por lo que el proceso de biodegradación se desarrolla más despacio y las emisiones también disminuyen.

En general, no hay necesidad de aireación o humedecimiento durante esta fase, pero si puede ser conveniente continuar la mezcla y el movimiento del material para obtener un producto homogéneo e higiénico.

Esta fase requiere de varias semanas y puede dar lugar a confusión con la última fase del proceso.

 

 

4ª Fase de maduración:

 

Requiere varios meses a temperatura ambiente, tiempo en el cual se producen reacciones secundarias de condensación y polimerización de compuestos carbonados para la formación de ácidos húmicos y fúlvicos. 

 

 

El proceso de compostaje siempre se lleva a cabo después de que se haya autorizado por parte de la administración competente y, además, se lleva a cabo también un control exhaustivo de los principales parámetros del proceso como son la temperatura y la humedad. Asimismo, también se procede a realizar un control del compost obtenido y de los residuos orgánicos empleados.

 

 

Materiales para producir compost

 

 

Es importante saber que la calidad del compost depende principalmente de la composición y la preparación de la materia orgánica biodegradable utilizada. Además, esta materia de partida puede estar expuesta a diferentes cambios a lo largo del proceso de compostaje por diferentes factores.

 

A continuación, realizamos una clasificación de los residuos orgánicos biodegradables que podemos utilizar en función de diferentes criterios.

 

Según su naturaleza química:

 

  • Ricos en carbono

  • Ricos en nitrógeno

  • Residuos minerales

  • Residuos básicos

  • Sales minerales (fosfatos, sulfatos, etc)

 

Según su estado físico:

 

  • Residuos sólidos (pajas, basuras, maderas)

  • Residuos semisólidos (efluentes agroalimentarios y ganaderos)

 

Según su origen:

 

  • Procedentes de actividades domésticas

  • Procedentes de actividades industriales

  • Procedentes de actividades agrícolas

  • RSU (Residuos Sólidos Urbanos)

  • Lodos de depuradora (en este caso su uso no está autorizado para agricultura ecológica)

 

Esperamos que os haya gustado esta entrada de blog y estaros atentos a las siguientes entradas donde hablaremos sobre las ventajas del compost y sus propiedades químicas, os indicamos que desde Fertibox no solo realizamos análisis de suelos, sino que también realizamos análisis de vuestro compost para conocer diferentes parámetros y conocer el estado del compost y su idoneidad para aplicarlo en suelos.

 

Si tienes cualquier sugerencia puedes contactar con nosotros aquí

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags