Determinación del vigor de la cepa

El vigor de una cepa se define como la intensidad de crecimiento vegetativo,  aunque hace referencia al crecimiento global, es decir, tanto al desarrollo vegetativo como al rendimiento de nuestro viñedo.

 

El conocimiento del vigor del viñedo es importante porque la capacidad productiva depende de este valor. Debe haber un vigor mínimo que proporcione la superficie foliar necesaria para un correcto desarrollo productivo que garantice la maduración de las bayas y acumulación de reservas en la viña.

 

 

Debemos tener en cuenta que evaluar el vigor se contempla de manera duradera, es decir, como el resultado de las influencias del manejo del viñedo y las condiciones de los años anteriores. No como una respuesta inmediata de la planta a una situación como estrés hídrico o de cualquier otro tipo.

 

Con esta determinación del potencial del crecimiento del viñedo, vamos a poder valorar la capacidad vegetativa y productiva para disponer de un criterio que nos permita ajustar su equilibrio.

 

Se puede estimar a partir de la longitud de los pámpanos y su área foliar durante el período de maduración de la uva o a través del peso de los sarmientos en reposo vegetativo.

 

La forma más sencilla es a través del peso de los sarmientos, teniendo en cuenta el número de sarmientos de la cepa.

  1. Marcar entre 15-20 cepas representativas de manera aleatoria.

  2. Contar el número total de sarmientos de cada cepa. Tras su poda, se pesan todos juntos en una báscula o con un dinamómetro y se anota debidamente identificado.

  3. Con el cociente del peso de la madera de poda y el número de sarmientos de esta, obtendremos el peso medio del sarmiento.

 

La valoración se hará en función de la variedad, las condiciones del lugar y las del año del cultivo. Para tener una referencia hemos elegido la variedad tempranillo que como muchos sabréis, es la variedad más cultivada  en España.

  • Inferior a 40 gr: Indica un escaso desarrollo. Puede deberse  a que el año vegetativo anterior fuera poco lluvioso, una carencia de nitrógeno o incluso a enfermedades de la madera aunque no haya manifestación externa.

  • Entre 40 y 60 gr: es el peso medio que debe obtenerse para tener un desarrollo productivo correcto y unas condiciones microclimáticas que permitan una sanidad, maduración y calidad de la uva idónea. Para plantaciones en secano con rendimientos medios, puede recomendarse un peso medio de unos 70gr.

  • Superior a 60 gr: indica un vigor excesivo. La disponibilidad de agua,  un aporte excesivo de nitrógeno pueden ser los causantes. Si se repite este resultado de forma continua, podemos incrementar la carga si fuera posible o instalar una cubierta vegetal que ayudara a controlar ese exceso de agua.

 

Esperamos que os haya sido útil esta entrada. ¡Es importante conocer bien nuestra planta para poder obtener unos buenos resultados de ella!

 

Más adelante, en otra entrada del blog os enseñaremos como calcular la superficie foliar externa, algo más complejo, pero también muy útil para determinar este potencial de productivo del viñedo entre otras aplicaciones.

 

Desde Fertibox os invitamos a contactar con nosotros si queréis determinar el vigor de vuestro viñedo y la calidad del mismo con nuestro servicio de consultoría agronómica y de análisis de calidad de la baya y mosto. 

 

Estaremos encantados de hacerte los informes que te permitirán tener parámetros de referencia en tu explotación e identificar cuando es necesario realizar una intervención en el viñedo ante posibles problemas. 

 

 

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags