Déficit de presión de vapor (DPV)

August 21, 2019

 El éxito de la agricultura está en la reducción de costes, el empleo de los insumos de una forma eficiente y la optimización de procesos.

 

En la actualidad, la optimización de procesos en el sector agrícola viene descrito por las capacidades de reducir costes en mano de obra, reducir tiempos de ejecución de labores y la cantidad de las mismas junto con una optimización del empleo de fertilizantes. 

 

Es muy importante tener en cuenta que esta labor de optimización en el empleo de fertilizantes es algo que hoy en día se puede realizar sin ningún tipo de perjuicio para el agricultor y se cuenta con tecnologías amparadas en las analíticas, como son:

 

 

Todos estos servicios ya están disponibles para cualquier agricultor y le permiten reducir costes en el empleo de fertilizantes o en la selección de un cultivar y la incorporación de cultivos alternativos.

 

Además, existen nuevas herramientas de fácil implementación que pueden hacer aumentar la eficacia de los recursos y el trabajo en el sector agrícola, una de estas herramientas es la toma de las decisiones en función del DPV (Déficit de presión de Vapor).

 

 

 

¿Qué es el DPV ?

 

El déficit de presión de vapor es una herramienta que nos permite evaluar el riesgo de ataque de una plaga o una enfermedad, el potencial de condensación y las necesidades de un cultivo bajo invernadero. Pero, lo que mucha gente no sabe, es que el DPV es la herramienta ideal para saber cuando es el momento óptimo para dar un tratamiento de acción sistémica o aplicar un riego.

 

A nivel físico, el DVP es la cantidad de agua que se requiere en un momento dado para saturar la atmósfera de agua a una temperatura y presión dada, esto nos indica la diferencia entre el agua que tiene el aire (humedad) y la que se le puede suministrar (diferencial), además, nos muestra que la suma de ambas provoca la generación de rocío o agua que no es capaz de contenerse en el aire y se condensa.

 

 

¿Para qué sirve el DPV?

 

A nivel fisiológico vegetal, el DPV es un dato concreto que se mide en unidades de presión como los Kilopascales (Kpa) (un Kpa equivale a 0,00986923 atmósferas). Nos permite conocer el estado de transpiración de la planta provocado por la apertura de los estomas. La apertura de estos, implica la liberación del agua adquirida por las raíces hacia al atmósfera en forma de vapor el agua provocando un incremento de la actividad fotosintética, y por lo tanto, nos permite conocer los datos necesarios para hacer que los cultivos puedan crecer más deprisa, con mayor rendimiento y que en condiciones óptimas absorban mejor los tratamientos vía foliares (plaguicidas, fertilizantes o incluso herbicidas en caso de querer tratar malas hierbas).

 

 

 

¿Qué datos son necesarios para medir el DPV y en qué rango nos encontramos con la idoneidad?

 

Para medir el déficit de presión de vapor necesitamos en primer lugar medir una serie de variables ambientales, en este caso tenemos que medir:

 

  • Temperatura ambiente

  • Humedad ambiental

  • Presión atmosférica

 

Este conjunto de variables ambientales cuantitativas son procesadas con unas fórmulas que implican la obtención de los valores en Kilopascales, los valores obtenidos de la aplicación de dicha fórmula establecen que el máximo desarrollo vegetal en presencia de luz se consigue entre los 7,5 KPa y 10,5Kpa, siendo admisibles para valores de tratamiento los que se sitúan entre 6 Kpa y 11,5 Kpa y límites los valores entre 5Kpa y 12 KPA.

 

 

 

 

¿Qué información nos ofrece el valor de DPV?

 

Si tenemos un DPV que se encuentra dentro de los rangos óptimos, la planta transpira con completa normalidad, no sufre estrés y la tasa de movimiento de savia junto con los nutrientes es idónea.

 

Cuando el DPV resulta muy bajo (en realidad es un valor alto), significa que la planta está sufriendo una deshidratación superior a la normal y para protegerse de la deshidratación opta por cerrar los estomas reduciendo su actividad fotosintética y el movimiento de savia y nutrientes. Esto puede provocar la marchitez de la planta por estrés térmico y déficit de humedad ambiental.

 

Si el DPV resulta demasiado pequeño, la planta no es capaz de generar movimiento de savia óptimo porque ya se encuentra la atmósfera saturada de agua y por lo tanto, el aire no es capaz de estimular la “succión” de la humedad de la hoja (diferencial de presión), lo que implica que la planta no puede mover la savia y los nutrientes de forma que se evita el crecimiento y la acción de la fotosíntesis, esto puede generar el fenómento de gutación (formación de gotas sobre las hojas no debido al rocío) y puede incidir negativamente en la absorción de nutrientes. 

 

 

 

A continuación os adjuntamos una tabla DPV para quien quiera ver de una forma visual la variación dependiendo de los factores temperatura y humedad, es importante recalcar que estas tablas no tienen en cuenta la presión atmosférica y es un valor importante a tener en cuenta en ciertas situaciones. 

 

 

 

¿Se puede controlar el DPV?

 

El DPV solo se puede controlar en invernaderos ya que se puede trabajar con sistemas que reduzcan o aumenten la temperatura y la humedad ambiental. Por este motivo, en invernaderos con tasas de humedad y temperatura controladas el crecimiento de los cultivos se puede tildar de “explosivo”.

 

En las superficies de cultivo en extensivo no podremos controlar el DPV más allá de la aplicación de riegos (lo cual no es recomendable), pero sí nos puede servir para conocer la idoneidad de aplicación de un tratamiento por acción foliar.

 

 

 

Si has llegado hasta aquí, está claro que te interesa el tema, por eso, te queremos regalar una sencilla tabla con la que podrás conocer tu DPV y utilizarla con tu Smartphone, Tablet u ordenador. Para obtenerla, solo tienes que suscribirte en nuestra newsletter y la recibirás en tu email de forma completamente gratuita. Te adjuntaremos dos versiones, una en la que hay que introducir los valores de humedad ambiental y temperatura, y otra, que funciona con los valores de humedad, temperatura y presión atmosférica.

 

Además, desde una de las empresas de las cuales forma parte Fertibox, estamos desarrollando un pequeño dispositivo que te permite conocer en tiempo real el DPV de tu cultivo y que podrás adquirir próximamente. Este dispositivo te permitirá saber al instante en tu teléfono la idoneidad para aplicación de un tratamiento. Os haremos llegar más información a todos los interesados una vez terminen las pruebas de campo. Os adjuntamos un pequeño ejemplo de uno de los prototipos desarrollados para medir el DPV mediante sensores inalámbricos.

 

 

 

¡Esperamos que os haya sido de utilidad la entrada! Y como siempre, si tenéis alguna duda, queréis colaborar con nosotros, ampliar información o que tratemos algún tema concreto,  no dudéis en poneros en contacto a través de los comentarios o por email.

 

Así mismo, os queremos contar que estamos buscando distribuidores provinciales para nuestros servicios y que estamos abiertos a colaboraciones estratégicas para conseguir un modelo agrícola más sostenible, productivo y rentable para los agricultores que se ven en la necesidad de ajustar sus costes por el maltrato de precios que sufren las materias primas en la actualidad.

 

 

 

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags