"El algondoncillo" en los olivos españoles

 

En los últimos años ha aumentado la preocupación de los agricultores españoles por la problemática del denominado “algodoncillo del olivo”, ya que es una de las plagas que pueden ocasionar daños en los olivares y como consecuencia, verse afectada la calidad final de nuestros aceites, ya que, como bien se sabe, “la calidad de nuestros aceites empieza en el campo”. 

 

 

¿Qué es el “algodoncillo” o “tramilla” del olivo”?

 

Se trata de un hemíptero muy común en todos los países mediterráneos sobre todo en los del Norte de África, perteneciente a la familia Psyllidae y cuyo nombre científico es Euphyllura olivina Costa, 1839. Debido a que no suele generar importantes daños se le considera una plaga secundaria que afecta únicamente al olivo. Este insecto de pequeño tamaño y color verde debe su nombre común, “algodoncillo del olivo” a la sustancia algodonosa que segregan las glándulas anales de las larvas.

 

 

Principales síntomas y daños:

 

Los daños producidos por esta plaga pueden clasificarse en directos o indirectos:

 

  • Los daños directos, son aquellos que derivan de la extracción de la savia del olivo. Estos, conllevan a una reducción de la brotación o bien a un incremento del aborto ovárico. Estos daños sólo son visibles cuando el nivel de infestación es muy elevado.

  • Los daños indirectos, se deben a la exudación de melaza por parte de las larvas que pueden dar soporte al hongo de la Negrilla o tizne, el cual puede reducir la fotosíntesis y manchar los frutos. Es importante decir que estos daños no suelen ser de consideración, ya que es más la preocupación por el aspecto que por el daño producido.

 

Por otro lado, en cuanto a la calidad del fruto y del aceite de oliva, pueden verse afectados debido a la contaminación residual de los productos químicos que se utilizan para hacer frente esta plaga.

 

 

Medidas de prevención y/o control:

 

Aunque su presencia en los olivares mediterráneos es muy frecuente, sobre todo tras el largo periodo de sequía que ha tenido lugar, no suele ser necesario llevar a cabo ninguna intervención. A pesar de ello, existe una serie de tratamientos que se pueden utilizar, aunque en España no son recomendables, salvo en casos excepcionales en los cuales se superen los 10 individuos por inflorescencia.

 

En primer lugar, es importante destacar que el mejor aliado frente al algodoncillo es la climatología, ya que requiere periodos secos para alcanzar grandes niveles de infestación y en cambio, las lluvias contribuyen a que desaparezcan ya que lavan o arrastran la borra algodonosa que les sirve de abrigo. Por otro lado, están los medios biológicos como son la fauna auxiliar autóctona que puede ejercer un control interesante sobre las poblaciones de algodoncillo de nuestros olivos. Y finalmente, los tratamientos químicos que, como ya hemos mencionado antes, suelen llevarse a cabo cuando la población supera las 10 larvas de Euphyllura olivina por conjunto  de  inflorescencias, en este caso aplicamos tratamientos como el uso de productos organofosforados aplicados en pulverizaciones terrestres, mojando bien el árbol para que la distribución del producto sea muy homogénea. Estos compuestos tienen gran eficacia, pero debemos asegurarnos de que su uso esté autorizado. De ser así, el momento más adecuado para aplicarse es cuando empieza la floración.

 

 

 

 

Con todo lo anterior, podréis identificar y evaluar si vuestros cultivos están afectados por esta plaga. Podéis encontrar más información sobre el algodoncillo en los siguientes enlaces:

 

¿Seguís teniendo dudas sobre los problemas que causa esta plaga? ¿Conocéis  más técnicas para combatir el problema del algodoncillo? Podéis plantear vuestras dudas y sugerencias en los comentarios debajo del post.

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags