¿Electroconductividad en Suelos? ¿Dan calambre?

Hola de nuevo, aquí estamos para hablar hoy sobre la electroconductividad de los suelos y sus propiedades, y, haya paz, los suelos no dan calambre por mucho que tengan un nombre tan curioso.


La electroconductividad (en adelante EC) queda definida como el potencial (facilidad) que presenta un material para dejar circular la corriente eléctrica, pero, ¿Qué tiene que ver esto con los suelos?


La respuesta es muy sencilla, los nutrientes están en forma de iones en el suelo, los iones aumentan el índice de electroconductividad, por lo tanto, a mayor contenido de iones, mayor contenido de nutrientes, aunque, ojo, hay sales (cloruro sódico) que no solo aumentan drásticamente la EC, sino que son tóxicas para las plantas y generan suelos difíciles de cultivar.


Medición de la Electroconductividad


La EC suele expresarse en Siemens por metro cuadrado o milisiemens por centímetro. Para que os hagáis una idea, si hacemos esta medición en lugar de en suelo, sobre agua, en el caso del agua pura destilada tendríamos un valor de EC=0 microsiemens porque “no hay iones (sales) disueltas” (en realidad si que hay una pequeña conductividad pero poco perceptible). En el medio que actúen conduciendo la electricidad, en el agua potable contamos con una EC= 500-800 microsiemens y el agua salada 52 milisiemens (52.000 microsiemens).