El exceso de sales en suelos y plantas

El problema del estrés salino no es algo desconocido hoy en día. Son muchos los cultivos que se ven afectados por esta problemática como por ejemplo el trigo, tomate o brócoli a nivel mundial.

 

Esta dificultad no sólo afecta al sector agropecuario, sino a toda la humanidad ya que los efectos se ven reflejados en muchos de los alimentos que consumimos a diario. En los últimos años, este problema se ha incrementado en los cultivos a nivel mundial como consecuencia principalmente de la falta de conciencia medioambiental y de la explotación de los recursos hídricos irracionalmente, además de otros factores edafoclimáticos que influyen directamente sobre la salinidad de los suelos.

 

 

 

Algunos de los efectos que pueden originarse por el exceso de sales son muy variados, tanto fisiológicos como bioquímicos, tales como necrosis foliar, reducción de crecimiento del cultivo, pérdida de capacidad de germinación, afección en la producción de etileno, disminución de peso del fruto, etc.

 

 

¿Qué entendemos por salinidad?

 

Cuando hablamos de “salinidad” nos referimos a la presencia en el suelo de una elevada concentración de sales que perjudican a las plantas por su efecto tóxico y la disminución del potencial osmótico del suelo. Las sales presentes en suelos salinos son el cloruro sódico (NaCl), el cloruro magnésico (MgCl2), el sulfato magnésico (MgSO4) y el sulfato sódico (Na2SO4).

 

 

 

Además, tenemos que diferenciar entre dos tipos de salinidad: natural y adquirida. La primera hace referencia al fenómeno natural asociado a condiciones climáticas de aridez con presencia de materiales originales ricos en sales, mientras que el segundo concepto hace referencia a aquellos suelos que han adquirido un elevado contenido en sales como consecuencia del riego prolongado con aguas de elevado contenido de sales, así como también del riego con agua de buena calidad, pero mal manejada bajo climas secos, semihúmedos o semisecos.

 

También hay que tener en cuenta la salinidad “urbana” que hace referencia a aquellos residuos procedentes de núcleos urbanos y la salinidad “agrícola” que hace referencia a la cantidad de fertilizantes aplicados, el uso de aguas subterráneas para riego, etc.

 

 

Efectos de la salinidad en el suelo

 

Como consecuencia de la acumulación de las sales del agua de riego, se incrementa la salinización de los suelos desencadenando numerosos efectos sobre el mismo.

 

Las sales afectan a las propiedades fisicoquímicas del suelo, produciendo un efecto importante sobre el rendimiento de los cultivos ya que se produce un exceso de iones Na (sodicidad) con respecto a los iones Ca y Mg, rotura o dispersión de los agregados con lo que se bloquean los poros conductores y, además, se reduce la permeabilidad del suelo ya que se compacta y la capacidad del suelo para que la planta pueda absorber el agua queda severamente reducida.

 

 

Efectos de la salinidad en las plantas

 

 

 

Los efectos que producen las sales sobre las plantas han sido ampliamente estudiados:

 

  • Efecto osmótico:

Se produce un déficit hídrico que va a conllevar una pérdida de turgencia, inhibición de la extensión celular, inhibición de la acumulación de clorofila en hojas, pérdida de regulación estomática, inhibición del crecimiento, etc.

 

  • Toxicidad iónica:

Este efecto puede ser debido a la toxicidad directa causada por la acumulación de un determinado ión, por la formación de productos tóxicos para la planta o bien por interacción en el equilibrio nutritivo de la misma. Los principales elementos con efecto iónico son el sodio, el cloruro y el boro, pero su efecto varía incluso entre especies vegetales cercanas.

 

  • Desequilibrio nutricional:

Se produce un desbalance nutricional, debido a los altos niveles de sodio y cloruro que reducen la captación de K+, NO-, PO 43-, etc.

 

 

A modo de conclusión podemos decir que la afectación por concentración de sales presenta efectos adversos, los cuales son irreparables, ya que las respuestas van desde necrosis hasta pérdida de crecimiento, en donde el fruto a su vez es afectado total o parcialmente. Además, la acumulación de sales en plantas es un problema importante ya que de la producción de estas depende la alimentación de la humanidad.

 

 

Para más información o sugerencias sobre la salinidad en los suelos y plantas, podéis poneros en contacto dejando un comentario debajo del post o enviándonos un email.

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags