La mosca del olivo

Continuando con las entradas relacionadas con plagas y enfermedades que afectan a nuestros cultivos, llega el momento de hacer referencia a la “mosca del olivo”, considerada como una de las plagas más relevantes del olivar, y que en los últimos años se está agravando su problemática debido a la intensificación y las nuevas técnicas de cultivo que promueven un medio ideal para su proliferación.

 

 

 

¿Qué es la mosca del olivo?

 

Bactrocera oleae Rossi, 1790 o conocida como “Mosca del olivo” es considerada la plaga más importante del olivar ya que es capaz de condicionar la cantidad y calidad de las olivas en  la mayoría de las zonas de cultivos. Además, es junto al Prays oleae (polilla del olivo) y Saissetia oleae (cochinilla del olivo), una de las plagas de carácter primario.

 

Se trata de un díptero de la familia Tephritidae, cuyas larvas son las que se alimentan de la pulpa del fruto del olivo, las aceitunas. Se encuentra presente en aquellas zonas donde hay cultivos de olivares y sus ataques son más comunes en las zonas más húmedas y frescas, dependiendo fuertemente de la variedad cultivada y menos frecuentes en las zonas con veranos calurosos y secos. Por ello, debemos saber que la duración e intensidad de esta plaga dependen en gran medida de las condiciones climáticas y agronómicas de cada cultivo.

 

 

¿Cómo afecta a los cultivos de olivos españoles?

 

Este insecto parecido a la mosca doméstica, pero de menor tamaño, ataca exclusivamente al fruto y produce daños directos e indirectos sobre los olivares.

 

Daños directos

 

La picadura en las aceitunas causada por la mosca se reconoce a simple vista y también las galerías estrechas provocadas por las larvas, ya que estas últimas, viven y se alimentan en el interior del fruto y todo ello, produce una pérdida de cantidad ya que disminuye el peso y rendimiento, pudiendo llegar a pérdidas de entre el 10% y 30%.

 

 

Daños indirectos

 

Aquellos frutos que se han visto afectados por la presencia de la mosca pueden caer al suelo tras la maduración precoz de los mismos, y en esas heridas, se pueden desarrollar, en condiciones óptimas de humedad y temperatura, infecciones producidas por hongos, como por ejemplo, Prolasioptera berlesiana y bacterias que originan podredumbres desencadenantes de acidez y malos olores en nuestros preciados aceites, alterando fuertemente su calidad organoléptica por lo que  se produce una disminución en la calidad del aceite y depreciación de la aceituna de mesa.

 

 

Es importante saber que los ataques de esta mosca se ven predispuestos por diversos factores, tanto intrínsecos como extrínsecos, siendo el principal de ellos la climatología (temperatura y humedad) aunque no deben pasarse por alto otros factores de naturaleza genética o agronómica. Es decir, se puede llegar a conocer la posible entrada de la plaga controlando factores como el DPV, del que os hablamos en la entrada: Déficit de presión de Vapor -DPV

 

 

Tratamientos para combatir la mosca del olivo

 

Medidas preventivas y culturales

 

Dentro de las medidas preventivas o culturales que podemos llevar a cabo tenemos:

  • A finales de invierno se deben destruir aquellas pupas invernantes presentes en el suelo

  • Llevar a cabo una recolección temprana de la aceituna para poder obtener un mayor aprovechamiento del aceite

  • Utilizar variedades resistentes o poco sensibles a la presencia de la mosca

 

Agricultura convencional

 

Se puede llevar a cabo un tratamiento cebo que va dirigido exclusivamente contra los adultos, siendo muy importante tener en cuenta que haya muy poca aceituna picada (1-2%) ya que de lo contrario éste no sería efectivo. Este tratamiento consiste en aplicar una mezcla de un insecticida autorizado más un atrayente alimenticio en aproximadamente el 25% de la explotación del cultivo o del olivo. De esta forma, las moscas se dirigen a las partes envenenadas atraídas por el alimento que consiste en una proteína hidrolizada. Hay dos tipos de tratamientos cebo: aéreos o terrestres.

 

Si el porcentaje de aceituna picada es mayor (7-8%) es necesario utilizar el tratamiento sobre toda la superficie del cultivo o árbol, para eliminar a todos los adultos y larvas más pequeñas y superficiales. Algunos insecticidas que se suelen recomendar son el dimetoato (actualmente prohibido a fecha de 28 de Octubre de 2019) o tricolorfón, SIEMPRE TENIENDO EN CUENTA LA NORMATIVA. 

 

 

Agricultura ecológica

 

En este caso, se suelen utilizar tratamientos cebo con piretrinas naturalesa. Para ello, se realiza un trampeo masivo de adultos mediante la utilización de botellas de plástico que contengan una disolución de fosfato biamónico o trampas de cartón impregnadas de deltametrina o lambdacihalotrin con feromona de mosca del olivo y carbonato amónico como atrayentes.

 

 

 

Control químico

 

Puede realizarse de dos maneras, bien mediante tratamientos curativos contra las larvas o bien mediante tratamientos preventivos contra los adultos. En primer lugar, los tratamientos curativos se llevan a cabo tratando los olivos con insecticidas autorizados para este tipo de cultivo. Estos tratamientos se pueden hacer según el criterio de los tratamientos a calendario o por el de la producción integrada, los tratamientos preventivos se pueden emplear mediante trampas y demás ya citadas para evitar la proliferación de adultos. 

 

 

Lucha biológica e integrada

 

En los últimos años se están llevando a cabo diferentes ensayos científicos con hongos y bacterias, pero hasta el momento no se han obtenido resultados del todo positivos. Sin embargo, la lucha integrada ha supuesto un gran avance ya que aprovecha el control natural por parte de los factores climáticos y en menor medida de los depredadores naturales de la mosca que pueden ayudar a controlar las poblaciones de este insecto, como por ejemplo, Cyrtoptyx latipes, Lasiptera berlesiana o Psyttalia concolor.

 

 

 

Además, se deben tener en cuenta una serie de criterios como:

 

  • El uso de variedades menos receptivas a la mosca

  • Adelanto de la recolección, en particular en las variedades sensibles a sus ataques

  • Uso de insecticidas de bajo impacto ambiental

  • Realizar los tratamientos solo cuando se superen los umbrales de población establecidos

  • Tratamientos preventivos con proteínas hidrolizadas e insecticidas

  • Tratamientos preventivos con repelentes cúpricos (caldo bordelés, hidróxido cúprico, etc)

  • Eliminación de todas las aceitunas del árbol para prevenir fotos de infestación en primavera

  • Seguimiento de las condiciones climatológicas

  • Utilización de los métodos de lucha biotecnológica

 

Por último, debemos hacer referencia a ciertas variedades de olivo que son resistentes o presentan un comportamiento neutral al ataque de este insecto. Algunas de las variedades resistentes pueden ser la hojiblanca, manzanilla cacereña, verdial de Huévar, Cellina di Nardo, Pendolino o Picual mientras que entre las variedades neutrales al ataque de la mosca son Peranza, Picholine du Languedoc o Negral de Sabiñan.  Por el contrario, aquellas variedades que si son sensibles a la mosca son: alfafara, arbequina, Manzanilla Sevillana, Blanqueta, Cornicabra o Verdial de Badajoz entre otras.

 

En futuras entradas hablaremos de otras muchas plagas y enfermedades que afectan a nuestros cultivos por lo que os invitamos a que os suscribáis a nuestra Newsletter para recibir semanalmente todo tipo de información relacionada con el sector agrícola.

 

Además, recordaros que, si tenéis cualquier tipo de sugerencia o consulta, no dudéis en poneros en contacto con nosotros bien por correo electrónico o dejando un comentario al final de este post.

 

 

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags