Problemas más comunes en los suelos agrícolas

March 3, 2020

La corrección de suelos es una parte del control diario que se tiene que realizar en todo tipo de explotaciones agrícolas para mejorar los rendimientos y optimizar el empleo de los fertilizantes.

 

 

 

¿Qué problemas podemos encontrar en los suelos?

 

En la actualidad los problemas que podemos encontrar en los suelos son muy variados, pueden ir desde la necesidad de corregir el estado nutricional de un suelo hasta la necesidad de desinfectarlo correctamente.

 

Algunos problemas comunes que podemos encontrar son:

 

  • Desviación de pH en el suelo  (suelo ácido o suelo básico)

  • Déficit de materia orgánica

  • Exceso de sales que provoca suelos salino-sódicos

  • Deficiencias nutricionales

  • Excesos de nutrientes

  • Problemas de patógenos

 

 

Desviación del pH del suelo

 

El pH, es uno de los primeros parámetros que analizamos siempre que recibimos una muestra de suelo para realizar el análisis.

 

Una desviación del pH no solo provoca bloqueos de nutrientes, sino también problemas de adaptación del cultivo. Podemos encontrar multitud de cultivos que se adaptan a un valor que se puede considerar ácido o básico, un ejemplo pueden ser los cultivos de berries (arándanos, grosellas, fresas, frambuesas…) que tienen tendencia a manifestar un gran desarrollo en suelos de pH ácido por las propiedades que tienen sus variedades silvestres. Sin embargo, otros cultivos pueden presentar una mejor adaptación de pH básico como el pistacho o el cultivo de la trufa con encina micorrizada, que necesita de un pH por encima de 7 llegando en algunos casos a pH por encima de 8.

 

El resto de los cultivos, por lo general, suelen manifestar todo su potencial con un pH entorno al 6,5-7.

 

Subir o bajar el pH del suelo puede resultar sencillo si se dispone de valores clave como la acidez potencial libre, número de protones y también la cantidad de aluminio intercambiable, análisis prácticos y rentables a la hora de decidir la cantidad de materia prima a emplear.

 

 

Tabla para contrarrestar la acidez de algunos fertilizantes:

 


La siguiente imagen muestra el pH óptimo para la absorción de los nutrientes:

 

 

 

Si quieres ampliar información sobre el pH de los suelos te recomendamos leerte las siguientes entradas:

 

 

 

Déficit de materia orgánica

 

El déficit de materia orgánica resulta nefasto para el correcto manejo de los suelos. La materia orgánica dota de vida (microorganismos) y sustento para los nutrientes, en suelos con déficit de materia orgánica se pueden observar problemas de retención  nutrientes,  o características como que el exceso de arenas lo que genera suelos fríos y poco compactos o que suelos con mucha arcilla sean suelos plásticos y de mal manejo.

 

El incremento de materia orgánica resulta muy interesante para mejorar las propiedades hidráulicas, la mejora de la capacidad de retención de nutrientes y evitar la oscilación térmica.

 

El análisis de materia orgánica se puede realizar de diferentes formas, desde la oxidación mediante dicromato potásico a la calcinación pasando por la medición en espectrofotómetro.

 

Es muy importante tener en cuenta el sistema de medición porque dependiendo del sistema empleado obtenemos el valor de materia orgánica o carbono orgánico, siendo un valor parejo pero que resulta necesario saber interpretar. Un suelo que contenga un 2% de materia orgánica (valor medio) tendrá un valor de carbono orgánico de 1,14% más o menos, por ello, los técnicos de campo y asesores tienen que generar conciencia sobre la interpretación de la materia orgánica en suelos. 

 

Es muy importante recordar que en la medición mediante la calcinación, la temperatura jamás podrá superar los 435ºC ya que se provocaría la degradación de los carbonatos y un falseo de los datos.

 

Puedes ampliar información sobre la materia orgánica en estas entradas:

 

 

 

Exceso de sales

 

El exceso de sales provoca un estrés en la absorción de nutrientes vía radicular por parte de las plantas, este estrés se ve manifestado de diferentes formas según las características del cultivo, desde un marchitamiento a un desplazamiento de los nutrientes disponibles para el cultivo.

 

El contenido de sales del suelo también se parametriza midiendo la electroconductividad del suelo, este valor por si solo no es representativo, es necesario analizar conjuntamente el contenido de cationes presentes en el complejo de cambio.

 

Evitar el exceso de sales (negativas) en el suelo puede resultar sencillo si se cuenta con un análisis de suelo que nos permita identificar la cantidad de cationes de sodio a desplazar. Podemos incluso emplear diferentes productos y materias primas (correctores salinos) que tienen como base el empleo de sulfato (azufre) ya que este reacciona con el sodio generando sulfato de sodio que es fácilmente lavable. Es muy importante tener en cuenta que este proceso acidifica el suelo y muchas veces hay que contrarrestar este proceso con enmienda caliza.

 

La salinidad permitida por los cultivos es variable, encontramos plantas que no resultan nada resistentes o tolerantes a una electronconductividad alta, como sucede por ejemplo con el tomate, aguantando valores cercanos a 3.500 microsiemens/cm,  sin embargo otros cultivos como la judía, fresa u olivo sufren ante una alta salinidad y se ha de realizar un control de las sales de forma continuada para evitar reducir el rendimiento del cultivo.

 

Para determinar si tenemos un exceso de sales tenemos que tener en cuenta la electroconductividad, pero también es importante conocer algunos otros como el PSI y el RAS, el primero (Porcentaje de Sodio Intercambiable) genera unos parámetros que identifican la relación de absorción de sodio y sirve para indicar si el valor resulta problemático o no.

 

Para más información sobre el exceso de sales y la electroconductividad de los suelos podéis leer las siguientes entradas:

 

 

Deficiencias nutricionales

 

Muchas veces creemos que aplicando fertilizantes y “basura” tenemos cumplidas todas las necesidades de nuestro cultivo lo que dista bastante de la realidad.

 

Los fertilizantes aplican una cantidad de nutrientes específicos y los cultivos extraen estos nutrientes en cantidades variables dependiendo del crecimiento, rendimiento de cultivo y tipo de suelo,  así como de otros muchos factores variables que pueden influir como los factores ambientales.

 

Desarrollar un correcto manejo del cultivo es necesario para conseguir unas producciones con una calidad y un rendimiento óptimo ya que la mínima deficiencia en algún macronutriente o micronutriente provoca desequilibrios y problemas de rendimiento.

 

En la actualidad, es muy interesante observar como en ciertas localidades los suelos suelen manifestar el exceso o deficiencia del mismo nutriente, esto es debido a que se ha practicado un modelo agrícola basado en “hacer lo que haga el vecino” lo que deriva en regiones con exceso de potasio, problemas con el fósforo, etc. Por este motivo, si eres un agricultor profesional, sé crítico y ten en cuenta que tu suelo es diferente al resto y necesita un manejo que solo tú podrás darle.

 

Puedes ampliar información sobre las deficiencias nutricionales y nutrientes en estas entradas:

 

 

 

Excesos de nutrientes

 

El exceso de nutrientes en los suelos no solo provoca contaminación o pérdida de dinero, sino que también puede provocar bloqueos de nutrientes. Un caso muy característico puede ser el bloqueo del calcio por parte del potasio o el desplazamiento de este por sodio. En la tabla de debajo podéis ver como influyen algunos nutrientes en la absorción otros.

 

Efectos de los nutrientes:

 

 

 

Problemas de patógenos

 

Los problemas de patógenos en los suelos están a la orden del día, el monocultivo, no tener en cuenta un buen manejo del suelo mediante la rotación, el empleo de fitosanitarios de forma no selectiva y alternando materias activas está provocando que tengamos problemas de plagas y enfermedades que pueden interactuar con los cultivos.

 

Existen muchos ejemplos, desde problemas con nemátodos que pueden arruinar el cultivo como puede suceder con el ajo, a problemas de hongos como el verticillium que afecta de una forma negativa en las plantaciones de pistacho (ningún patrón es resistente, en todo caso puede presentar tolerancia el UCB, el resto no tienen comprobado científicamente su tolerancia).

 

Por este motivo, es muy importante prevenir antes que curar, ya que no solo interfiere a nivel medioambiental, sino también a nivel económico.

 

 

 

Esperamos que os haya gustado esta entrada de blog hemos hablado sobre algunos de los grandes problemas que sufren los suelos, pero si quieres que ampliemos información sobre algún otro no dudéis en decírnoslo, además, recordad que todos estos problemas se pueden prevenir con un simple análisis de suelos.

 

Si deseas realizar un análisis de suelo no dudéis en contactar con nosotros o alguno de nuestros distribuidores y estaremos encantados de ayudaros a conseguir un modelo agrícola más sostenible y rentable.

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags