Tratamientos de la vid tras la poda

Para tener una viña en perfecto estado sanitario y nutricional es importante llevar a cabo una combinación de buenos tratamientos en el momento adecuado. Por ello, en la siguiente entrada vamos a tratar cuáles son los tratamientos que se pueden llevar a cabo y cuándo es el momento exacto para ello. Se debe destacar la importancia de identificar cuándo se deben llevar a cabo los tratamientos ya que de ello depende que el cultivo esté prevenido frente al ataque de posibles plagas y enfermedades.

 

¿Qué tratamientos podemos aplicar?

 

La propagación de plagas y enfermedades en nuestras vides y viñas se puede afrontar mediante la adopción de estrictas medidas higiénicas y preventivas, junto con la aplicación de determinados productos que ayuden a minimizar la posible infección por nuevas cepas.

 

Es muy importante llevar a cabo estos tratamientos después de la poda ya que ésta supone una medida agresiva para la planta debido a que se cortan sus ramificaciones provocando heridas y generando un punto de acceso para hongos y plagas.

 

Algunas de las medidas que se pueden aplicar son las siguientes:

 

  • Utilizar material vegetal sano en nuevas plantaciones

  • Retrasar todo lo que se pueda la poda y realizarla en tiempo seco

  • Marcar las cepas afectadas para podarlas lo más tarde posible y en momentos diferentes al de las cepas sin síntomas

  • Evitar al máximo heridas de poda en madera de más de dos años

  • En parcelas con cepas afectadas conviene desinfectar los aperos durante la operación de poda

  • Los restos de poda de más de dos años en parcelas afectadas se recomienda destruirlos en lugares adecuados y protegidos, respetando la normativa vigente y disponiendo de los permisos preceptivos en cada caso. Así, se eliminarán las formas invernantes de plagas y enfermedades.

 

También es muy importante sellar con cicatrizantes las heridas que se hayan podido ocasionar durante la poda y evitar la futura entrada de enfermedades. Esto es muy importante sobre todo en los cortes que se han ocasionado en tallos grandes, los cuáles pueden ser sellados con mastic o bien pintarlos con una solución de cobre. La aplicación de los cicatrizantes es conveniente realizarla en los cortes dentro de las primeras 24-48 horas y así estaremos evitando la acción de hongos y bacterias, al mismo tiempo que ayudamos a la planta a recuperarse.

 

Se debe decir que es conveniente hacer este tratamiento en un día frío y seco, sin niebla, lluvias o humedad para evitar posibles enfermedades como la yesca o enfermedades de madera debido a que con la humedad es más fácil que se favorezca su entrada.

 

No podemos olvidar la importancia que tiene aplicar productos oxidantes durante la fase de poda para eliminar el micelio. Así, la planta queda protegida de la acción de hongos en invierno, sobre todo el oídio del cual podéis obtener más información en nuestra entrada de blog: "Mildiu y Oídio, enfermedades de la Vid".

 

Algunas de las principales plagas y enfermedades sobre las que pueden ser efectivas estas medidas son:

 

  • La cochinilla algodonosa

  • Oídio

  • Excoriosis

  • Botrytis

  • Mildiu

 

Además de hacer frente a estas plagas y enfermedades, la aplicación de estas medidas ofrece otra serie de ventajas como conseguir cepas más sanas y brotaciones más limpias, así como una mayor protección de la madera logrando un efecto acumulativo y una reducción del gasto fitosanitario en la siguiente temporada.

 

 

Esperamos que esta entrada os haya servido de ayuda, si queréis saber más sobre posibles plagas o enfermedades en la vid, podéis leer estas entradas:

 

Si tenéis cualquier duda o sugerencia, podéis poneros en contacto con nosotros a través de nuestro correo electrónico o dejando un comentario debajo de la entrada. 

Please reload

Categorías
Please reload

Entradas destacadas

Unidades en los análisis de suelos. PPM y MEQ

24/10/2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

NEWSLETTER
Buscar por tags